01100001 01100100 00100000 01100001 01110011 01110100 01110010 01100001

Estoy alerta. No es lo mismo que tener miedo, pero se le parece. Falta poco para que lleguen las horas de luz y empiece la tortura. Llevo días esperando esta extraña noche controlada para tener algo de sosiego. Tan pronto como se encienden los dispositivos comienza el ruido:

Audio_file_1

Sé cómo decodificar el ruido blanco, pero esto no. 

Abro los ojos: interferencia.

01000101 01110011 01110100 01100101 00100000 01100101 01110011 00100000 01110101 01101110 00100000 01101101 01100101 01101110 01110011 01100001 01101010 01100101 00100000 01100100 01100101 01110011 01100100 01100101 00100000 01100101 01101100 00100000 01100110 01110101 01110100 01110101 01110010 01101111

01110011 01110100 01101111 01110000

Cierro los ojos: interferencia.

. … – .  . …  ..- -.  — . -. … .- .— .  -.. . … -.. .  . .-..  ..-. ..- – ..- .-. — … – — .–. …- . -. –. —  -.. . … -.. .  . .-..  ..-. ..- – ..- .-. —  -. —  …. .- -.–

Si pudiese controlar mi neurolink tendría una opción, pero esta intermitencia está fuera de las versiones que mi red neuronal reconoce, como si hubiese sido programada por una inteligencia arcaica que desconoce los protocolos actuales o como si hubiese un cifrado que no puedo desencriptar.

La duración se ha prolongado. 
Abro los ojos: glitch.
Cierro los ojos: glitch-glitch-interferencia.
Abro los ojos.
Ruido.

TXT_Code_1

1 // Read txt /
2 _ txt / translate 
3 _ Read / translate  ⦃audio file-image⦄




Ļ̷̦̟̥̲̯͇͈͕̻̻̳̯̞̞̼͚͈͌̋̕ͅͅa̸͍̣̮̣͕͋̈ ̵̨̧̢̦̰̻̺̖̖͈̤̙̺̘̟̖͖͚̦̭́̐͜͠ͅm̴̡̧̨̡̧̞͖̺͓̦̰̪̱̮͓̩̻̲͎̗͇̳͋̇̿̍̈̀̓̅̈͂͝͝ͅȩ̸̛̛̰̟̩̙̮̤̦̻̱̽̇̉͗͌͋͆̉̌̓̿̔̈́͗̈́͑͂̕͝͝ṁ̵̡͙̘͇̗̖͕̋́́̓͋̉̎̀̋̓͑̇̄̈́̄͊̅͘͝ŏ̴̢̲̥̙̳̠̺̪̜̘̣͓͇̻͕͚̦͓͓͎̙̮̫͛͐̐͆̌̈́͘͠r̴͔͙͚̾̽͊̅̈́̑̆̊͋͊̀̎́͆͌͊͝͝i̴̛̘͍̰͉͐̓̾̑͗̏̋̓̏̄͆̾͒͘͝ͅa̵̛͍͇̹̖̹̳͇̻̖̤̮̥̫̙̫͎͙͓̙̮̘̝̗̙͉͒̎ ̶̧̛̯͓͖̜̬̭̭̖̝͙̫͙̰̻̘̪̙̼̱͎͈̖̠͍̫̼̥̬͖͖̠̘̀̒̆̒͌̅̿̊͐̐͂͗̿̒͜ņ̵̛͇̯͚̤̞̏̽͊͊̒̉̀͌̽͆̎̂̌͊́̀̉̔̊͆̀͌̊̃̿̾̋͌͋̆̋̕̕̚ő̴̟̳̜̥͎̓̿͑̒̊̾̇̿̒̒̔̃̌͑́́̌̅̀̊̕̚̕ ̴͓̞̄̾̂̃̽̌̍̀̿̂͗̒̐̾̔̍̌̀̔͛̑͗͑̄́̕̚͝͝é̸̡͙͖̦̪̼͍̳̫̙̂͂̔̋̀̌̀s̸̨̡̨̧͙̦̮̺͍̘̩̲͍͎͔̤̪̼͓͉͙̟͔̠̣͓̱̤͍̺̱͊̚̕͜͝ͅͅ ̴̨̦̜̪͎͇͈͙͓̪̑̀̀͗u̴̠̤͚͙͍̗͙̯̻̙̥̦̐̓̉̈̀̒̆́͝ͅñ̶̨̛̮̤͔͈̩̗̓̈̊̏̊̉̎̃͂̋͗̍̀̓̊͌́͒̔͛̃̈́͋̚̕̚a̷̼̖͍͂̍̓̈́̊̐̃́͛̋̚͠͝͝͠ ̷̧̨͕̹̗̤̼̥̼͉͕̱͔̲̫̻̗̖̮̲̻̬̪͔͎̟̺̠̼͉̰͑̄͊̌͂̐͌́̆͂̒̌̆̀̎̈́͗̚͜͜͜ͅm̶̧̺̈̉̈̀́̀͗̈̈́̔̌̀̽̓͘͝͝a̸̧͍̦͇͓̫̱̰̳̙͔̬̻̝̳̹̫̩̬͓̯̤͔̬͆̌̊̍̀͌̄̄̉͗̽̃͋̋̿̈́͊̊̅̈́͒̇̓̍͌͗̐̈̕͘̚͜͝ͅg̸͍͉͈̥̹̝̍͌̆̈̀̾̓̽̆̈́̊̐̔͒̈́́̅̓̑̈͛̓̀̋̎͛̓͐̓̕͘̚̚͠ͅn̴̹̬͇̳̳̞͚̟͔̘̙̺͓̙̣̫͓̺͔͚̪͒̏́į̴̼̬̠̣͈̥̯̥͓͇͙̭̮͙͇̭̖̣͍͔̜̘̍̌́̒̀͒̓̆͊̌͐̉̋̀̄͝t̷̪̥͖̝̍̈́̀̾̊͗̌͐̈́ų̷̧̛̜̭̘͖̻͈͈̖̭̬͓̙͓̹̟̤̫̲̼̜̌͊̒̂̾̋̔̄̎́̂͊̅͊͂̂̽̀̾̂̐̇́̎̇̎̍̚̕̕͜͝͝͠ͅd̷̢̡̪͔̝̖͎̅̽̍̿̃̂̏͋͂̀̅̓̿͆́̀͘͘͘͜͝͠ ̴̨̨̡̡̧̡̠̩̫̗̠̭̮̥̫̱̯̲̩̯̯̫̠̫̹́̅͌̋̔̉̉̔̇̾͋̌͘͘͠f̷̧̨̨̫̯͈̬̣̞̗̭̘̊̌̂̒̒į̸͕̱̝̜͎͗̏̏̈́̉̑a̵̢̭͈̥̹̪͓̰͇̻̝̦̗͚̞̹̫̜̭̹̳̝̱̺̯̻̠̭̓͋̿b̶̛͈̞̱̪̲̺̈́̍̏͆̅͒͗̔̇̾̏̂̇͛̌͗́͊̔̈́̎̑̊͘͝͝l̵̨̞̹̪̹̫̲̠̯̠̜̱̮̦̻̥̻̱̰̹̰̗͛̄̈͆̈́̒͆͑̔̄̒̾̋̂́͌͗͛̇̕̚ë̶̡̧̡̛̮̪̹͈̦̳̙̹͈̜͖̩̼̞͈͖̦͎̮̠͉͎̼͉͍̹͔͕͍́͊̋̽̋͛͝ ̷̡̬͓̞̝̙̠̱̰̗̱̠̓͝e̷̡̡̱̯̰̤͎͎̜͉͙̼͎̠̠̮͈̤̙͈̜̬̘͕̗͛̏̊͂͋̌̆̋̉̿̂̿͌͐͑͂̊́̓̋̂͂̈́̓͑̚̚̚͝͝ͅṉ̷̡̗͍͔̩̪̮̹͍͉͓̥̱͔͇̭̔ ̶̨̯̝̯͐͌̉͌̓͐͋̐̏̇͑̈́̑̎̇̂̒̐̐̽͝͠ų̴̢̧̡̣̲̮̺̻͖̜̝̩̥̳̤̰͉̰̪͎̟̥̱̼̞̘̲̳̘̼͚̾̀̀̅n̶̨̡̨̡̡̞̜͖͓̺̤̙͍̥̱͙͚͇̜̮͕͖̱͕͉̹̻̹̼̠͖̰̅̂͜a̴̢͕͚̻͕̥̼̗͚̫̠̳̬̣͍̰͛́͊͂̿̔̈́̀̈́͐̾͆̑̍͋͋̅̂̀ ̴̢̡̧̜̭͇̳̝̲͇̩̳͇̤̙͉͙̫͚͙͕̦̝̘̗̰̗̣̰̦̽͐̆͌̀̉̎͌̾̽͛̓͘͜͝ͅv̶̢̒̓͂͗́̏̈́͛͂̒̃̔̃̇́̌͊̍̅͒̄͘̚͘͝͝͝͝i̷̛̤̼̝͇̥̫̿̽͝ḑ̴͍̺͍̤̗͎͖͖͔̠̩̜̎̽̉͊͌͒̃͐͊̓͛̓̑͌̆̆̀̀̋̅͑̌̏̕͠͝͝a̵̰̗̖̟͔̻͚̒̀̈͝.̶̧̦̠̹͙͕̞͙̞̭̘̐̾͋̄̑̒̑̑͂͗̈̊̑͗͊̍͆̌̒̅̕̚͘͝ ̴̱̱̥̯̱̖̲̱̭̝̳͉̲̞̺̲̘̟̝̹͔̦͉̝͎͚̜̲̱̎̎̅̈́͆͗̐̀́̋̆̇͛̇̀̌͛̎̾̇̆̈́̃̇̏̏̇̈́͛̚̚͝ͅŃ̸̡̧̨̨͙͚̥͈̮̰̝͈̟̥̮̥̙͕̙͎̰̞̫̹́̈́̈́̉̽̊̾̊̇̾͗͊́̽͊̃̋̌̈́̄̂͋̇͐̀͊͌͗͛̕̚̚̕͝o̶̡̗̞͎̫̦̠̟̔͗̅̅̂̀̂̾̔̓̑̀̋͌̾̀̚̕̕͝ ̶̡̨̛̮̲̼̠̫̗̤͍̞͚̤̰̜̻̖͍̯̟̭͗̃͗̄̈́̑̽̈̓̈́̉̈́̄̈́͌̾̉̉̓̒̆̉̈̚̚̚l̸̢̘̹̦̦̬̲͇̟̠̬̫̯̝̤̱͓̖̫̳̭̞̥̪͊̌̓o̷̢̢̢̟̙̗͚̟͔̘̝͈͉͉̬͓̟̭̫̺̥͉͂ ̷̨̡͚̫͚͈̠͉͍̞̯̦̘̦̟̾͐͋̽̈ë̶̡̩̞̪̗̯̜͇̼̤͙̖́̃̈́̌̃̌̈̉͊̀̀͆͒̏̆̉̌̉̈́͋̑̃̃̈́̐͘͠͝͠͝͝ş̷̨̨̛̥̻̱̤͓̖̬̱͙̦̥̲̪̖̹̣͕̲̬͎͈̖̟͓̲̤̦̀̈̏͒̅̈́̓̄͛͜͜͜ ̵̨̧̞̩̩͉̭͔̭̀̈́͗͛̓̀͑͐̒̍̒͐̅̚͝p̶̨̧̠͔̬̙̝̺̲̜̠̱̦͉̽ơ̴̛̜̪͉̋͑̆̈͗̾̑̔̂͂̎̔̃̃͋͒͗́̈́͂̔͑̽͊́̂̚͘͠ŕ̴̡̡̝͔̘̼̮͇̫̼̫̭̜͉̫̖͔̝͙̘͚͇̩̪̹̬̲̯͍̠̽͑͛̾͗̄́́̾̒̈̀̈́̔̄̃͆̏̓̌́̕͝͠ͅͅ ̵̨̨̧̢̢̧̱͚̯̗̦̪̙̜̘̼̙̱̝̭͍̟̬̭̹̘̦̦̪̣̟͔̞̈́̈́̾̽̈̀̀͒̂̏̔̆͘͜ͅl̵͇̫̤̹̼̲͓̙̖̞͎͚̪̺͈͓͍̇̇̓̈̈́̋͗̇͐̐͗̆̾̎̄͐͆̈́̋̃̍̐͗̔̋͐̅̏͊̂͘͜͝a̷̡̮̩̹̰͚̘̖͚̳̰̿͆̓͘͘͝ ̴̫̺̲̥̠̫̰̖̗̹͓͖͎͉͙̗̗̈̓s̵̛̥̦̙͎̩̦̤̄̓̒͊̈́͊͛̽̀͗͒͋̇̿̎̀͂̽͐̅̊̽̓͂͑̾̈́̓͂̏̕͘ę̶̨̨͚̯̼͚̫̖̬̙̳̰̝̪͔̲̠̭̜̱̜̣̮͚͓̲̿̽̉̏͐̿͋͗̂̍̄̏̽͑̇̍̉͋͌̚͜͜͝͝ͅn̵̮͙͈̳̑̆͝ͅc̵̢̧̡̤̼͓͚̩̺̪͈̥͔͇̍̄̃͊̇̆̆̊́į̷̮̘̠̭̲͓͕̘̳̟̠̈́̍͋͆́̇͂̓̇̑͛̚̕̚͘͜ļ̵̧͈͍̥̭͕̣̩̯̱̰̱̯͍̳̥͎̬̥̱͚̮̞̥̣̥̳̦̣́̄̌̒͂̑̔͐̓̕͜͜ͅl̷̡͔̻͇͎͙̥̭̯̝͔̭͔̪̮͖̦͚̙͛͋̽͆̚̚͝ͅà̷̧̞͈̲̠̻͓͎͎̬̮̤̳̟̟̣̞̜͓̟̻̪̬̿̎͋͊̋̂͛̆̈́̉̔̽̐̌̑͆́̂̿̇̅͗̕̚̕͝ͅ ̴̧̛̤͎͈͈̲͉̩̊͌̆̀̋̌̃̉͌͆̀̔̂͋̇̒́͛̑̍͛̍̑͆̆͌͆̚͘͠͝͠͝r̶̢̪͇̣͓̣̔́͂̊́̎̑̊̎͗͗͂̊͗̿̿̈́̎͘͘͜͝a̷̧̛̗̖͓͓̠̮̯̺̼̝̾̂̾͛̈́̈́͌͗̐̇̓̆̍̂̔̆̎̊̇͐̀͒̏̚̚͘͠͝ͅͅz̵̞̞̗̈́͐̈́ó̴̧̫̼̫͇͚͓̲̼̞͕̪͉̲̟̲̙̠̖̘̥͖͉͍̘͈̺͔̲̥͓̹̙͊̄͒̓ṉ̶̢̨̢̟̯͉̪̠͕̲̻̇̏̈̃̋͛̽͑́̓̎͑̿̒̈́̾́̂̕̕̚͜͝ͅ ̸̨̡͔̠̜̝͎̣͙̖͖̱̗͈̤̳̣̦̦͍́̽̓̈́̎͜d̴̡̡͙͍̬̝͕͚̰̯̗̺̯̯͓̰͇͙̦͓̪̮̞̈́̈́̓̂̑͜ͅȩ̷̡̡͈̲̝̞̰͈͚̼̥̲̘͓̻͇͇̭̘͇̮̮͍̖͔̂̊̇̃̉̇͆͛̈́̒͌̇͌̈́̎̐̓͗̀͋́͌̿̋̾͂̈͗͆̈́̔͜͝͝͝ ̵̐̇̈͜q̶̨̣̳̜͔͚͇̥͎̗̳̩̯̣̫̠͎́͂͂̈͜͝͝͝ͅů̶̡̨̢̖͍̗͈̪̯̝̮͕̙̘̓̽ͅe̵̡̟̫͈̹̅͘ͅ ̵̡̡̛̛̛̲̦̦̜̞͍͉̲͔̱͚̦̫̠̬̼̣͇̍͌̂͋̀̿̈́͋̋̒̈̈̔̽̂̌͂͗͗́͘̕̕̚͝ͅņ̵͚̝̖̳͇͎̣̲̪͙͉̺͙̠͈͉̫̞͚̣̐̾̌͛́̿́̽͜͜ͅͅo̸̡̨̝̺̹̲͇͕̮̳̞̻̺̤͓̟̙̮̳̠̦̳͚̗̰̙̦͆̊̀̑̈͠͝͠ͅ ̵̡̡͙̞̬̞̼̻̰͓̱̰̯̗̞͍̟͎̝̤͙̞̫̞͗͛̀̀̅̓̋͋̕͜â̸̧̠̫̺̙̞̖͓͖̙̰̗̺̲̟̬͈̞̻̬̬̯̟̹̬̪̝͖̘͙̾̅̀̿̎͒͊̈̊͌̄͂͜͜͜͝͝ͅn̷̛͚̙̠̻̲̮̓͊́́́͋̎̃̉̇̽̿̋̉̀̂̑̈̿͒͆͂̆̋̆͗͋͌͋͘͜͠͝ͅt̷̤̻̲̱̪̗͇̹͇͓̝͔̲͇̋͆̅̿̈́́̌̓̿̋̈̽̐͆́́̅̍̊͌̎͗͒̐̚͝͝e̴̛̟̭͓̺̰̙͇̭̥̟̹͓͗̓̾̒́̾̑̈̏͛͗̈́̐̒͋̒͐̿̀̎̓̅́͊͝͝ͅp̶̛̳̈́̾̒̔͐̐͗̌̿̉͆̐͂̏̈́͂̀̿̿͛̏̒̔͋̕̕̚͝͝ǫ̷̙̞̗̻̫̪̹͖͉̬̈͊̋͒̌̅̀̈̑̈́̐͐͊́͠ǹ̷̨̧̝̮̺̳̱͓͇͍͙̰̱̖͍̝͔͚͙̻̬̜͈̯̭̯̝̹̞̮̲̤̜͑͌̐̽͐͊̏̅̔͊͑̈́̔̒̅͘̕͠͠e̵̢̛͚͚̥̥̬̜̥̳̅̔̒̓̈́͋̐͛̓͒̇̑̈͛̍̃̆̎͐͒̔̐̌̚͝ͅ ̷̛̹̫̫̓̂͐̎̍̑̂̉̀̎̈͊̍̑̀̉͌̈́̅̕͘͝͝͝ļ̵̧̢̢̼̤̳̞̟̩̬͈̯̗͔̰̼̞͕̖̦̟̲̣̮͓͉͍̻̩̭̬͚͇̈́͑̍͐̉͛̕͝ͅa̶̧͕͉̞̘̼̽̓͊̈́̊͂͛̓͆̉̋͂̓́̽͒͐̑̔̈̄̊̿̂̕̚͘̕̚͝ ̶̛̛͈̘̪̜͙̞̩̱̦̥̽͂̈́̈̍̈̈́͗́͒̐̈́̔͊̀̈́̋̆́̊̽̓̈́̚̕̕͘͝͝v̶̧̘̥̱̩͇̰̥̘̦̹͍̝̍̆̔̉̅͑͛͋̀́͌̐ę̵̨̡̡̼̥͉̫̪̭̱̬͍̼̮͍̲̘̺̬̫̙̼͈̱̂̉̾̀̓͒͜r̷̨̧̢̡̢̟̥̠̗̦̣͕̩̳̪͍͎̙̼̪̻͈͔̘͕̳̜͙̠̟̻̖̳̺͑͋̆̾̂̉̀͊̚̕͜d̵̢̛͇͕̼̼̝̻̠͖̝͌̇̊͗̎̔̓̀͐̌̔̂̉̑͑̀̅̂͑̈́͌̅̒̕͠a̶̧̡̳̻̲̣̖͙̬̺͚̜͗̆̆̾́͑̇͘̚d̴̢̡̢̛͎̣͇̩̖̠̘̬͍̞͍̪̲͔̫̥͔͔̞̠͇̜̣͎̮̗̿̽̇̀̈́͛̋̾̐̈́͝͝ ̷̧̧̡̪̥͚͓̮̠̤̼͖̙͓͗̓̒͗̇̂̎͗̎͗̊̑͝ą̴̧̧̡̗͈͍̱̣̭̝̳̟͎̳̺͖͙̰̳̞͚͙̫̮̒̐́̓́͑̿̄̔̈́̂̈̃͛̚͝͝͝ͅͅ ̵̢̯̞̣͕̻̦͇̥͕̪̘̌͆̓̾̈́͆͊̎̈̎̈́̌̋̉͗͝ṱ̴̡̧̬͈̠̩̱̗̰͖̫̳̠͖̜͚͖̲͕̀̏̽̈̎̍͛̈́̊̈́̆̏̌͛́̍̎͌̂̓̽̅͆̈́͑͌̑͘͝͝ͅơ̵̦̖̳̠̙͍͕͌̂̌̾̈̎̍͆̑͐̾̓̆̄̉̓̐͐̉͛͛̄͗̈́͝͝͝d̵̛̛̪̘͈̗̦͔̠̣̻̲̩̱͓̏̃͌͗̉̓̈́̎͋̏͂̑̇̓̓͑̈́́̇̌̀̕͝͠͠o̴̹̼̰͓̻͔͓͙̱̎̋̾̑͗͒̂͆̾͆͐͋̑͜͝.̷̨̨̫̮̩̘͖̝̗̙̝̠͚͖̮͈͚͓̘̦̐̎̒̂̀͠ ̵̧̣̥̩̫͇̭̤̻̗̰̲̞̟̗̫̙̖̰̘̪̗͍̗͙͓̣̤̎̉̇̀͌̽̓͛̾͐̽̏͆̽͠N̴̡̧̪̳͕̼̣̯̭͙̞̖͇̗̤̰̲̘̬̳̺̼̄̄̒́͜͜ő̶̢̡̬̩̤͓̖̭͉̱̟͕͓̩̤̗͓̮̯̹̲̱̘͕̺̠͖́̌̉́͛̂͆̊͋͋̅̈̽̈̄̇͌̀̍̑̒̈̿͂͑͗̾̓̽̆̓̚͜͠͝ͅ ̴̜̭̲͈̙͎͕͈͎̭͕̗̜͔̹̯̈̐͘ͅḛ̵̡̢̤̱̤͇̙͓̣̺̘̘͖̙̦̫̯̦͈͙̜͎̇̈́̓̑̄̒̋̂̐̍̓̑̓̒͆̅͌̐͑̋͂͌͌̕͜͠͝s̶̢̛̻̟̜̜̪̟̬͓̱̖̙͓̜͎̩̬̓͒̀̀͛̍̀̊̇͋̀̾͂̔͑͂̓͗̆́͛̅̈́͋̈́͑͌̂̾̄͘͘͜͝͝ ̸̧̛̲̠̙̖̦̬̗̞̇̉̍̓̑̒̍̀̾̅̏̋̑̌̿̄̓̄̽̂͗̑̿͑̀͆̈̇̀̒̕͘͘͝ͅñ̶̨̨̡̡͕̰̗̲͈̪͈͚̼̮͇͇͓̳͎̮̘̥̭͂̍̀̔͐̑͌͋͋ư̸̧̛̗͎͉͙̹͚̮̘̞̜̹̝̿̋́̂̉̀̾̿̈́͒̈́̓̀̊̍͆͌̎̅̈́̽͗̎̀̽̀̏̃̿͝͝ņ̴̥̭̟̩͍̹̪͚͖̤̥͔͖̻̩̫̹̦̆̓͆̌͑̎͒͋̀̀͗̎̇̽̑̌̀̄̄̄̇̑̎̾̕͘̚͘͜͝͝c̴̻̞͎̻̹̬̩̻͍̈̈́͊̊̒̾̋̈́͌́̈́͊̈́͒̆̆̕͜͝ͅḁ̸̢̡̢̨̻͓͈̭̩̝̦̥͚̦̙͇̝͈̥̝͚͍̠̲̦̱̬̭̲͕̪̍̏̑̄͆̆̓̊͗̿͊̉͆͛̐̐̋́̚͝ ̶͚̟̻͊͋ͅl̸̛̛̜̼͉̖͓͕̳̠͆̓̌́̅̏̋̍̊̍̀̈́͌̈́̑̐̿̉̐̚̚̕͠͝͠ä̷̤͖̤̮̹̙̱̫̘̯̣̫͍͈̤̫͈̰̟̞͉́̒͑̾͜ ̸̨̡̛̛̦̬͎͕̟̳̯͓̝̽̈́̐̊͗̋̀̏̑̇̒̈̎̓̀̈́̏̇͗̿̏̍̋͑́̎̕̕̕͝͝ͅę̵̛̞̙̹̺͇͒̈́̎̔̍̎̉̑̍̂͝x̵̩̬̼̿͑̾̀̆̈́̋̂͐̊̄̀͐͠͝i̶̡̛̼̪̘̼̮̬̫̗̫̠̻̖͈̭̤̻̜̪̟̪͓͔̮̽̎̍̓̔̈́̊̈́͌͊̀̅̌͑̅̇́͌́̄̀̋̉̿͘̚͜͝g̶̡̢͉͒̓́̽̑́̉̒̽̈́̅͋̆͛̑̌͝ę̷̢̢̛͈͍͙͎̤̲͈͈̻͚̝̭̞̤̪̰͕̣͕͐̾̂̈́̀̑̄͜͜ͅn̵͕̗̮̏̈́͜ç̴̡̰̗̖͕̟̺͎̝͖͕̝̠͉̩͔̏̀͛͛̀̐̀͊ḯ̴̖͖̫̤͚̾̄̏̉̀̿̈̽̐̋̈́͌̾̇͌̌̇͂̀͛͂̋̽́̚̕͘̕͝ą̸̧̳̯͍͙̬̼̙̜̖̰͍̭̭̯̗͙͕̦͖͖͓̙̪͕͍̳̹̍̿̀̇͋̓̅̒̆̎̀̽̓̆͑̏̽̽̓̈̊̎̉͘͘̕̚͠͠͠ ̴̡̛̛̫̞̲̱̙̜̙̰̦̻̩̘̬̩̻̱̗͕̮̻̼̪͒̌̑̂̇̈͛̉̇́́̂͂̑̒̔͋̐̐̈́̀͂̍̉̊̿̽͆̚͘͠͝͠ͅd̴̡̧͚͕͔͔̗̤͈̻̗̬̬̳̳̜̟͓̗̬̒̽͌͛́͛̄̒͘e̶̢̨̧̯͎̩̻̤̬͓͎̖͙̯̽͑̈́̌͛̓͐̔̋̃̎̒͛́̉̓̌̀̋̑̕͝͝ͅ ̵̢̡̣̖̫͇͈͔͕̜̫͎͕̫̥͖̮̭̤̙͍͖̼̺͖̯̜̑́̅̃͆̆͒̃̀̎͠͝ͅͅv̷̢̨̛̜̞̺͈͚̥̤̪͉̻̳̝͈̯͚̈͠è̵̡̼͇̜̘̳̝͚̱̄͐̌̓̕͝r̷̨̡̤͎̟̗̜̎̑̇́̈̓̎̏̾͛͊̈́͒͘̚̕͝͝ā̵̛̛̹͎̪̩̖͎̪̞̗͔͓̣̠̤̪̿̒̓̏̒̍̉̋̉̇̔̅̂̐̿̑̋̽̕͝͠͠͝c̸̢̨̛̰̳̦̮̜̹̣̻̻͓̥̜͕̭̲̹͙̻̮̳͍̪̟̥͐̍̈͛̀͋̀͐̋̍̽̈́̈́͆̀͜͝͠͠ĭ̷̡̨̛̛̖̬̮͈͖̦͕̜̩̫͍͕͔̺̰̞͉̫̲͍̲̳̯͕͍̘͕̦̈́͆̀̏͋̋̒͋̃͌̄̉̎̽̽̐̂́̌̈́̀̈́͜ḓ̴̛͖̆̅̊̔̔́̍͌̈̓́̉̊͛̍̔̓̔͗̍̃͊̋͠ā̴̭̃́̿͂̀̕͝d̷͖͉̹̦̥̪͉͚̝̺͓̼̪̠̤̪̂̅͋̇̐̃̋̔̔̎̿͂̌͐́̅̃͑͗̃̄̔̂̎́͌̈́̒̕͜͝͠͠͝ ̶̡̡̢̦̤̱͕͇̺̥̼̞̫̹̤̝̠͙̰̟̰̯̯̈́̂͗̏ĺ̸̡̛͓̜͔̗̫̗̙̺̭̮͍̣̪̹̖͎͈̲̱̼̥̞̲̙̯̺̗̯̰̬̀̋̀͆̀̇͌̍̔͒̇̋̈̀̑̃̍͒̚̚͜͝ͅo̸̡̧̹͎̱̹̪̯͈̖͎͎̰̽́͑͋̆́͊̄̇͗̉̕͘ ̸̡̜̦̬͚̲̞̠̥̣̦̞̲̟̙̰͆̇͆͂̽̐̿͗̋̇̾̽̂̅̓͌̈͑̓͆̒̀̈́̊̚͘͘͝͝ͅq̷̧̨̧̦͈͉̱̤̖̞̤͇̯̺̫͎̪̼̜̣̺͎͍̝̜́̽̃͗͆̓̾̂̉̈̕̚͜͝͝ͅư̸̧̛̟̞͙̟̼̭͔̩͈̹͙̖̼̪͓̱͈̪̰̻̝̠̳̻̼̗͎̻̳̙̙̖̂̌̅̐̓̃̀̀́̅̒̄͊̓͑͆̀̆̿̃̋̚͠͠è̶̢̡̧̼̟̦͈̗̼̣̖͍̪̻͇̻͕̲͎͇̳̮̜͎̙̤̖͈̼̏̉̈́̑̏͗͜͜ͅ ̸̨̛̼͙̬̮͚̬̈̋̏̿̽̌͗͘d̶̨̧̛̛̥̻̠̗̪͕̘̦̩̲̬͙̠̙̟͋͊̅̌̈́̓̇̋̔̀̆̂̅̑̈͐́̒̅̂̆̿̋̈́͒̚͜͠ẻ̷̡̦͚̹̟͚̩̖̫͓̣̩̟̗̱̮̹̐́̽͆̋̀̑̓̽͑̋́͐̽͂̑̄̚͜͜͠c̸̡̜͕̦̝̬͕͇͙͙͚̘̻͉̯̦̳͙͎̗̬͙͆̔͋͒͊̈́̔͗̐̒͊͒̒͗̂̌̅̔̈́̔͆̄́̍̀̆̒̚͠͝i̵͈̫̲̒͂̅͋̿͛̋͛͋͂͂̊̔̽́̓̿͂͑̀̆͗̚͝͠d̸̤̳̩̙̖̻̟̖̯̗͈̘̥̰̎̇͗́̊̏̒̽̈́̓̽̋̈̈́̄̀͊̏̃͊̉̉͌̕͠ͅẻ̶̩̖̦͖͓̥̙̦̬̗̖̳̯̎̈́̅̈̂̓̋ͅ ̶̭̝͇̼̺̯͙̩͉̭̖͓̘̊͋̔̋̐̉̐̃͆́͘͝͝s̸̛̙͔̥̹̖̭̝̤̲̻̰͕͔̱͊̔̓̀̈͋͐͌̿̕ị̸̢̬͙̰̦̂̀̊͊̽͊͗̌̋̈͑̏̉̈́̈́̒̕̚͝͝ ̸̛͖̙̟̲͖̹͍̟̳̲̤̲̰̣̦͇͔͇̩̰͎̺͔̻̱̼̟̱̩͈̪̃͒̋̂͆͐͌͛̈̔̇̌̾͑̕͘͜͠ͅͅļ̶̧̲͚̣̩̤̰͓̘̣̳͇̯̤̟̗̘̽͊̿̑̍͆̃̔̑̌̌͗̌̉̍̈́͑̽͒͘̚̚̚͝͠ą̷̢͉͕̩̜͕̗̤͓̘̲̜̞͙̼̞͔̭̒̽̍̊̀͐̊͆͊̚͜͝͝ ̸̨̨̧̳̻̱̗͖͍͉̮̼̠̥̯̞̖̱̯͕͚͎̲͈̲̙̂̈́ͅm̵̨̢̧̡̧̛͇̹̫̗̦͙̠͓̠̥̳̜͙̼͖̺͇͍̼̏͊̄̍̎̈́̓͑̐̓́̋̄̄͛̆̀͋̃̊̕͝͝ͅė̷̢̢̮̙͚̗̺̥̝̤̲͎̈́̑̎̾̆̇͆̈́̅̈͛̄̎͛̓̽͝ͅͅͅm̷̧̧̢̛̥͍͍̻͎͕̝̱̙͚͍̱̗̲͉͔̖̲̗̥̳̠̠̩̘̺̻͆̈́́̆̑̈́̒̒̇͊͌͂́̒͐̊̇͐͒͂͒͐̈́͘͘̕͝͝͝͝ǫ̶̢̦̗̱̣͈͔͙̻͋̾̿̽͌͗̃̈́̓̋̃̈́̾̔̔̈́̋̈́̄̄̈̎͗͗͘̚̕͜͠͝͝͠͝͝ŕ̴̨̢̡̨̡̬̟̬̗̖̬͔͖̭̬̪͓̤̲̜̺̻͕̬̰̼͙̉̈́͗͆̆̂̈̒̃̐̒̈́͘͜͜ȉ̶̧̛̤̥̗͚̳̟͇̳̟͓̬̰͎̞̪̦̎̓̇̋̃͒̾̑̑̄͊͛̎̓̅̈̃̄̔́̑̑̎͋̊͒̀́̚͜͝a̴̛̳̣̽̾̈́̍̊͋́̀̃̓̏̓̃͐̚͝͝͝ ̶̢̛͍̩̞́̆̾̊̔͋̍͂͆̃̋̀̓͛̃̃͝͝͝ͅṟ̶̢̛͚̠̟͍͈̦̹͓͕̫͎̠̘̙̜̮̰͕̜̬̳̰̯͍̣̬̫̗͎̋͑̈́͒̉̋̓͑̽͑̂́̓͆́͘͝͠ͅë̶͕̻́͋̍̂́͗̆͆̔̎́̄̅̉͛̾̂̽̕̚̚͝͠p̷̱̥̩̗̰̻̥͎͓̠̻͛̒̆̏̄̄̾̎̏̇̒̊͊̓̋̈͑͊͘͘͝͝ȓ̷̢̨̛̛̲͉͉͍̖̯̘͖̜̦̥̟̦̲̐͒̀́̄̓̽̍͂͗̋̾͊̽̑̈́͆͗̓̇̽̆̿̌͝͠͝͠ǫ̵̧̧̱̥̤̪̲͙̬̗̲̠̘̦͚̥͓̳̙̰̪͓̱̼̫̱͚̜̠͉͍̗̠͛̑̈́̈́͗̔̋̓̅̓͊̃̍̇̓̈́͊̾̃͗̕̚͝d̶̛͚͉͍̻͚̘̣̦͍̈́̋̾̍̒̐̎͋́̓͑̋̐̐̿̈́̋́̋̃͌̒͛̿̓̎͌u̸̯͇͈̭̥̅̑͌̂͌͗͑͒̏̏͒̕͜͜͠c̷̤̣̫͕͕̖̥͙̯͍̦̩̽̓͌̓͛͂̅̐͂̓̉͂̃̈́͌̽͘͘͘̕ͅė̶̢̢̫̯̻̺̠̗̮̪̙̰̃͊̓̔͛́̓̂͒͒̽̽͐̾̏͌̎͑͛̒͒̒̈́͗̅̒̀̆͠͝͠ͅ ̶̲̦̰̥̼̘͚̟̹̥̮̺̄̓͗͗͑̽̄̈́̐͐̂̈́͑͆͋̿́̒̀̾̈́͒̕͘u̸̧̨̥̙͍̟͈͖̳̫͍͎̠͚̰̙͔͋̈́̑̊͜ͅn̶̨̫͖̮̠̦̗̜̻̙̫̠̦̈́̽̔̿̋̅̇̇̀̏́̇̀̏̓͋̾͐̉̀̄̀̈́͌̈̿͋͐̆͝͝ ̸̧̢̗̹̟̣̼͕̘̑̾̈́̈́̐̓̊͜͝s̶͚̭̦̩̥̖̜̯̿̈́͊̅̃͐͊̂̄̈́́̌͜͜͝ừ̷̡̢̟̙͙̫͈̭̳̲̱̟̗̝̠̝͔͉͎̓̊̋̔̄̇̈́͋̈́̄̄͗̒͛̈́̐͗̏̑̽͒͑͋̈́̌̌̓̀̋̇̕͜͠͝c̵̛̛͔̬͇͊̃̈̀̐͂̔̀̀̕̕͠e̸̡̩͕̤̭̰͑͊́͌̏͛̇̔̏̇̓̉̈́̒̑͂̇̏̒͘͘͠͝ͅs̷̡̧̨̢̛̻͚͎͇̳̖̹̫͖̟͙̮̝͓̰̟͍̗͔̗͈̞̱̺̗̯̲͓̯̀̑́͌̾̌̎̿̈́̀̀͂͌͐͒́̓ͅͅò̶̡̝̜̞͉̹͍̼̻̤̠̜̙͉̺̜͈̟̽́͌͊̃̽͐̓̓͘͝ ̵̻̳͚̣̓̎͊̈̎̍̊͌͝c̵̛͖̳̖̤̟͕̭̹͖̜̪̋̂̕ő̴̟͖̍͒̋͆͐́͛͂̅͊̉̅̄͆̈́̈́̃̊͂́͊͘͘͝͝r̸̨͙̯̼̝͕͖͚͔͙̤̻̥̯͈͖̰͕̉͛̀r̷̢̛̻̘̫̮̖̫̮͈͎̭͉͐̄̇͊͊͆̔͐̐̑̈́͆̀̇̃̀̔̈́̀͌͘̕͠͝͝͝ȩ̶̢̧̡̡̠̯̭̭̱̗̠̟̗̠̼̭̯̣̦̼̠̠̞͍̯̞̭͍͇̱̔́̈͆̾́͗̏̆̈́́̈̑͑͒́̈̑͛̕̚͜͠͝ͅc̷̰̼̗͕͈̫̝̬̅́̎͗̉̏̏̑͜͝͠͠ţ̷̧̡̡̧̯͓̦̹̲͓͎͙̩̟͈͕͉̤̫̩̳͚͓͚̭̞̰̭̥̬͉̈́͜͜a̷̡̡̛̛̛̱̲̪̙̞̱̲̙̤͍͉͇̭̟̯͕̟͔̮̪͇̭̜͓͚̲͎̥̘͚̘̣̋̄̄̀̿̄̓̅̿̆̏̓́̿̀̂͐͊͛̎̈́̆͛̾̚͜ḿ̶̨̨̢̛̛͔̯̱͍̖̬̦̠̯̲̜̞̮̙̪͓̐̓̽̇̀̓͘͠͝ḛ̸̮̮͕̥̭͓̻͕͚͎̱̩̫̻̔̋̂͛ͅn̸̛̞̫̙̯͖͕̰̬̫̖̻̩͍̯͈̭̹͓͇͓̘̜̫̞̺̒̓̔͗́̍̄͐̃̈́̓̏̈́͆͊̈̇͒̅̑̅͂͗̏͑̚͝ẗ̷̛̛̤̒͊̉̂̓͋́̏͆̆̊́͆͌̈̑̎̉͋͗́̈́̕͘̕͝͝͝͝͝ͅē̵̺̘͙̬̻͎͐̂̃̉͑̉̆̎͗͛͑̄ͅͅ ̴̧̡̨̥̘͇̳̺͖͕̦̫̙̬͈͔̟̺̮̣̬͈̉̔͗̍͊́̽̍̐̍̔̃̅̄͛̑̌̕͠o̸̡̢̥̟̞͖̲̫͉̱̖͓̜̣̤̞͐͐͐͒͠ͅ ̷̡̛͔̪̙̫̮̞͎̦̳̪̲͚̝̦̳̖̖̣̌̐̉̒̃͗̈͑̉̏̐̎͆̌̂͝n̴̙̭̦͕̞̓͒̿̄̈́̿̓͑͂̅̈́̆ò̸̢̡̼̜͕͇̏́͐͌̓̽̈̊͛́́͗̓̋̀͌́͌̎̽̄̄͛̏͘̚ͅ.̶̡̢̢̺͔̩̘͕͔͔̜͖̝̣̥̤̤̟̬̯̞̬͕̙̙̳̲̍̽͌̇̆͑̈̐̓̉̽͐͊̇̀̓̀̇͊͋̊̃̔̋͐̿̊́̀̒̄̀͘̚ ̸̡̛̛̝̪̪̩͕͍̤̭͖͔̲͖̩̀̔̔̑̈́̽̑̑̓͗̿̿́̒̓̾̄̊̂̀̾͌͒̓̓̓͘͝L̵̢̡̡̨͎̙̯̳̳̮͔̮̟͇̺͚̔̏̔̿̀͐̀̐̽͘͠ỏ̶͙̦͖ ̶͈͛͂́̏̋̀͊̀͐̋́́̌͆͛́̑͂̎͘͝͝͝͝d̷̢̡̟̺͉͙͍̰͍̦̞̘̲͂̾͒̃̊̈́͐͑͗̃̈́̽͊̎̐̿̓̀͐͌̿̎͊͊̈́̃̿̉̌̄̍͠͝͝e̴̛̝͖̙͕̝͉̹̮͓̍̇̅͋̀̋̒̈́̀̅͑͆̿̈́̀̿́͒̐̑̈̒̕̕͘͝c̷̡̨̘͓̯̥̹̮̰̲̭͍̲͙̲͉̬̟̅̿̓́̐͑̆́̍̀͆̅́̿̌̓͊͝į̶̹͉̭̰͔̣̜̯̱̮̗̦͉̅̊͋͜͠ͅd̵̨̢͕̜̰̟̥̥̯̮̟͎̯̹͕͉̳͇̱̐̈͑͛̄̔̍͂̓̈́͌̔̈́͋̃̈́̒̈́̾̏͆̓͑͂̔͛̋͋͆̓̊͒ę̷̘̞͍̠̦͚̮̟͍̻̥̟͎̝̣͚͔̙̖͛̀́̀̈̐̋͂̀̊̎̆̈͆̉́̉̏͊͒̊̿͜͝͝ͅ ̶̨̡̨̢̘͎̣̱̤̭͙̹̜̦̰͎̻̳̖̗̰̪̜̥͍̗̱̹̹̬̹͓̠̑͂̓͛͗͛̄̈͋͑͑͑̐̂̆͝͝͝͠ě̶̲̖̪̹̼͍̳̲͙̠̽ͅͅļ̶̧͚͔̬̰̝̝̜̞͈̺̤̜̘̟͕̻̮̯̬̘̮̟͕̞̠͎̪͐̂̓̋̂̈́̈͂͊́̋̃̍̂̀̏̏̃̾̐͒̾̔͐̅͆̌̀̉͘̚͘͜͜͝͠͠ ̴̢̢̢̬̟͙̙͉͇͍͍̙̲͕̯̞̥̘͚̓̀͊͋̂̅́͊̉̈́̊̎́̿̔͋̓̏̌̏͗̇͊̎̄͊́͗̍͛͝͝͠͠ǐ̶̧̧̧͙̭̘̪̖͎͓͉̤̝̹̜̱̫̥̺̙̫̜̰͉̺̪͍̆̑̀̍͋̕͠͠͝ñ̴̨̧̧̛̹͙̟̟̼̥̳̝͚̠͙̠͈̮͍̼̯̜͉̞́̾̃̾̋̉̅͗̾̀͊̂̈́́̒͜ͅͅt̴̢̧̧̡͈͔͎͙͚͉͕̹͖͚̬̥̯̹̩̺̾͂̈́̊̽̓̎͂̃̽̋͛̿̌͌́́̎̽̆͘͜͝ͅȩ̶̡͈̤̬̥͍̦͚͍͔̼̼̬̖͓̂̅̅̓̎̆͌̈́̑̈́̽̈́̾̒́͛͐̄̈̑͝ŗ̷̢̡̛̭͚̪̜̙͙͓̦̬̠̪̦̒̓̔͛̌̐̄̈͑̔̈́͊̅̊̋̄̓̈́̅̐̂̓̊̕̚͠͝͝ę̶̡̛̼̦͎͚̝͓͉̞̱̘̥͖̻̫͇́̃̉̄̐̏͆̋̈́̅̐́ś̵̢̨̛̤͈̂̓̒̅̓̅̉̆̆̐̉͌͋̄́̎̾͛̏̀͋̕̕̚͜͝ͅ ̷̛̪͓͉̦͚̬͙͇̗̥͓̳͕́̂͑̅͒͑͐̒̂̓́͒͗͋́̿̀̎̆̃̐̋ͅp̶̢̧͚̥͇̭̫͇̱̙̫̮̹̠̼̗͓̹̜͎͚͖̯̰̭̠̳̪̘̣̽͐̄̀̽̑̆̿̽͛̋̋̊̓̏͘͘͝͝ͅͅe̸̡͔̣̠̩̜̠̬̦̬̩̥͎̟͚͙̝̮̻͓͚͉̞̿̉̄́̔̽͐͐͐͐̀̒̄̊̃̊͠ͅr̴̨̧̜͉̱̮̝̝̦̩̝̞̞͔̹̫̲̝̫̫͚͎̞̦̜̝̫̲̙͎̈́͋̂͋̈̓͑̎͌̋̊̓̈̌͝ͅs̸̢̛̮̠͈̪̻̻̻͓̮̬̭̮̻̽̆̋͊̀͗̋̆̽̍̇̀̏͂̆̉̄̕͝ͅo̷̲͍͈̽̐͒̉̈́̂̒́̒͊͐̽̈́̀͊͘͘ņ̴̛̘̼̰̼̗̪̘͓̠̘̜̮̫̫̠̹͆͐̌͐̋͊́̈́͒̂̓̇͗̇̑̚̚ả̶̛̩̣͕͕̣͍̯͎͈̮̓̈́̇͌̊̍̿͂̅̀́̓̎͆͋͋̽̄́̿͌́̍̔̀͘̚͘͜͠͝l̴̛̰̬̠̂̏͒̋̅̌̍̈́̀̆̿̑́͘͝͝.̶̙̟̬̄̽̏̈́̒́͂͆͂̀̌̑̈́̿͛̊͐̽͋̈́̎̎̓̄̆̌͒́̀̃̈́̕̕͠ ̵̧̨͈̩̫͙̥̹͕͍̭̫̳̺̖̮̫̦̲̺̪̻̮̫̙͙̩̲͎̃̑̒̊͑̊̋̿̊̐̎́̆̈̓̎͗̔̑̿̍͒̈́̀̇̋̿̋̕͘͝͝͝͝ͅL̴̬̲̺̫̩̙̭̹̮̫͕͛̚͜ͅḁ̶̧̛̪̪̜̰̰͈̼̜̮̻̫͍̼̰̬̥̭̜͚̝̣̈́͑̌̈́̑͑̍̀̄̈̉̅͂́̅̒̂͋͂̀͋̐̾͒̀̎̌̑͌̉̋̒͘̕ ̷̛̯̱̻̩͖̗̭̭͕͙̫̗͚̹̹̹͕̝̗̗̼͚̘͓̺͇̣̜̰̱̙̮̫͙͆̉͒̅͐̒͋́̄͂̑̂͑̊̓̾͛̈́̇̀̔̿̂̓͗͝ͅm̴̱̙̜̞̫̜̠̤͈̜̠͂͛͛̌̆̂̍́̋́̽͛̉̇̄̿̇̀̕͝e̴̠͕̠̓̊͆̃̈́̍́̕͝m̷̙̣̖͈̠̱̭̭͙̘̤̲̠͙̹͕͉̣͔̻̼̈̉͂̈́̀̊̅̅͊͂̐̑͂̈́̈̀́̋́͊̍̈͘̕̕͜͝õ̶͍̠̱͌͑͒͗ŗ̶̛͍̙̻̗̩͚͆̂̃̅͌̐̌̎͂̍̓̂̇́̉̄̐̈́͑̈͘̚į̶̠̗̲̤̖͇̬̹̹̄̊̉̌ä̷̧̦̞̬̘̹̝̘̪͖̻͓͔̬̣̫͎͚̥̱̹́͗́́̕͜͝ ̷̨̛̛̮̥̰̥̱̫̤̻̞̦̰̥̩͉̜̯͚̠̺̳̜̞̥̫͙̞͉̝̰͕͈͎̣̐̔̓̃̿̋͋̄̿͋̃́͒͑͛̆̌͑̾͋̈́̾͗̇̆̀̕̚̚͝͝͠͝ē̶̡͓̲̾͆s̸̨̢̡̲̹̪͈̤͍̱̞̞̳̰̪̺̩͎͓̔͛͑̈́̈́̈̿͌̇ͅͅ ̷̳͕̤̜̥͇͈̟̹̞̈́̽̄̾̈́̔̔̀͋̎̄̂̄̃͂́̚̕̕͠͝p̷̧̢̧̰̝̬̱̭̥͍̰̓́͋̐̈́́̔͊͐̋̅̆͆̋̃̇̑̿̐̎̂́̌̋͂̅̂͌͒̄͜͜͠ř̸̢̨̧̨̧̺̼̺̼̥̗̘̜̘̬̬͚͕͎̳͙̩̞̭̫̩̠̣̌̀͒̓́̈̿͆̎̐͂́̆̍̄̓̏̒̎́̀̓̆̾́̕͘͜͜͠͝ͅͅͅͅa̴̛̖͊͑̋̉́͝g̴̻̗͚̟̣͍̣͍̋̃̽̌m̵̨̖̤͕͙͇̦͙̗̝̻̩͕͎̩͖̾́̐̾͌̃̀̓̀̐̓̐͐̍̄͗̂̾̽̃̎͋̔̚ą̶̨̜͔̘͚̻͔̗̘̤͇͉̖͖͕͉̮̻̻̟̯̥̱́̇́͆̓̊̀̽̀̓̑͛̓̎͒̈́̂̐̄́̕t̵̡̢̙͈̻̘͓͔̳̮͙͖̰̱̖͖͓̤̼̯̭̱̆̀̈́͑́̎̒̈́͐̎̅̊̓͂͛̿͘̚͝i̷̧̢̨̲̩̯͖̜̻̦̰̯̟̼͖͚̲̳͎͕̠̖̞͔͕͚̝̗̺͗̎͌̀̒͜ç̷̢̨̪̫̳̯̗̻̰̲̪̳̖͍͍̲͇͎̣̫͚͇͚̪͍͋͗̊̓͛͒̒̐̈̑͒͋̋͌̀̓͆̂̂̀̽̔̕ą̴̛̭̲͖̗̺̠̻͍̱͛̑͌̄̐͒̔͋͐̏̇͛̀͒̑͊́̈̈́̑̆̒̈́̀́͘ͅ,̵̛̺̟̦͚͎͕̻̘͇̞̎̊̈̀̏̏̒̓̆̐̌̂̎͒͛̕͘̚ ̸̢̨̡̡̗͖̹͚̗̟̺̻̼̻̯̝̮̥̮̼͇͖̦͙̞̳̖̭̖̗͈̲͊̍͑̎͒͛̏͗̒̊̀̈͆̋͑̊͒́̑̎͂̓̆͐͒͜͠͠͝e̶̡̨̧̡̖͕̖͓̩̗̯̣̤͎̱̪̦̘̳̟̦̣͖̞̤̯̝͇̪͑̓͋̽̆̔̌́̆͌͛͗̏̔͆̆̎͌̅̐́̈́̅̈́̂̉̈̐̈͒̔̓͌͝͝ͅs̷̛̤̦̠̈́̒̓͐͛͐̈́̾̈̐̇̈̿̕͜͜͝ ̴̨̨̨̡̡̛̟̗̙͖̬̞̩̘̗͎͔͔̩̫͙͚͍͎̤̠̤̺͇͙̬́͐́͒̄̀̃̊͊̒̚̕͜͝͝i̸̧̡̛̱̝̣̗̮̥̣͍͖̟̮̬̻͈͂̒͂͒̂̄͌̈͛̆̀͌͆́̐͘̕͘͜͜͝͝ǹ̸̪̮͍̩̰̅s̸͕̘̯͓̪̪͎̖͎̖̪̞̮͗̐͌̆̈́̒̿͊̿̒̾̽̉͐̈̋̈̕͝͝ï̵̛̛̜͎̜̖͉͕̲͊̆̎̉̍̄͛̅͛̈́̽̃͑̊̃̿̐̀̄͌̑̈́͑̿̓̽͒̌̚̚͜ͅḑ̸̛̱̻͈̪̭̝͔̳̖̙͉̤̍͋̆̍̅͒̓̽̔͒͂̀̋̈̎̒̊̈́̿̾͂̉͌̚͜͝͠ͅį̵̧̟̰̺͕̭̥̮̟̝̳͖͚̫̍͊̍ͅǫ̶̢̛̬̺̯͔̦̳͙̙͇͖̼̠̂͆͂̈̽̇͒̒́̏̿̄͌̌̍̓̂̑͑͆͋͐̌͐͘͜͜͝͝ş̷̡̳̝̠̠̥̮̖̜̻̟̘̝̫́̈̔̌͋̾̓̑̈̋̈́̈ả̷̢͕̔̒̂̉́̋́̈̅̀̏͊͐̽̿̀͑̏͛͋͆̉̏̅̕͜͠͝͝ ̸̡̪͓̭͎̥͕̻̤̰̦̘̦̣͓̤̞̺̉̊̆̊̇́̈́̽̍͆̿̑́́̆̒̓̒̐͐́̓̽͌̕̕͘̕͠͝ͅỹ̵̙̺̜̖̗̙̙̱̹̺͈̳͙̖̓̏͂̃̄̓̚ ̵̡̨̺̺̬͇̼͔̣̖̞̞̱̤̗̗̲̳͔̀̾͜ḁ̸̡̛̲̗̹͔̥̣̤̫̪̬͆́́̚͝s̸̢̧̱͖̘̱̕t̴̨̡̨̢̡̡̨̛̝̩̩̱̬͎͚͙͖̙̭̝͈̣̱̱̭̻̥̘̼̪́͂̒̍͊̽̓̋̀̊͒̚ụ̷̬͓̣̗͓͚̦̗͍̻̦̦̫̾̆̈́̑ͅt̸̳͍̠̪͙̮̣̥̥͕͉̖̤̖̹͇̗̩͚̳͍͙̹̞̯͙̫̫̆̈́͋̅̌̑́a̸̛̛̯̘̼̥̫͛̓̏̊̈̆̏͗̎̈́̏͆͌̆́͆̍̋̚͝͝͝,̶̧̢̛̛̦͈̘̹͙͚̤̥̹̮͉̖͍̘͇̼̦̺̼̿̌̇̅̑̊̓̀̋͘̚͜͜ ̴̛̰̼̟͍͒̈́̑̀̀͗͂͐͋͒̓̊͋͗͗͆͛̏̏̌̊̎̒͘̚p̷̨͔̬̭̠̱͍̙̩̳̯̯̩̤͈̥̬̝̈̔̒̈́̒͌͒͐͜͜ë̶̯̠̝̻̱̱̼͓́͋͆̀̾̈̿̐̀͋̃̀̄͐̃͘͝͝͠͠r̷̛͈̠͔͖͙̝̥̞͖͔̣̭͍͕̎̇̅̄͊̉́͗̅̐͐̇̊̈́͘͠͠ớ̵͍̇͊́̽̽̿̑̈́̚̚ ̸̢̛̛͔̠̠͚͕̗̠̹̰̜͓̘̠̠̞̩̟̰̝̣͓̲̪̞̣͔͓͖̰͎͓̲̋͑̿̆͒͂̏͗̓͑͛͑̐̌͑̓͑͗͘̚͘̚̚̕͝͝͝͝ͅņ̶̛̛̘̝̳̤͚̤͙̼͎̪̹̙͈͙̼̟́̏̎̔́͋͐̽̈̄́ơ̵̡̧̼͇͚̮̙̣̰̮͇̤̣͇͇̞͔͍͚̫̗͕̹͓̻̪͈̙̱͕̮̥͖̎̈́́͑̓͛̃̈́̉͂̃̐͒̂̿́̉̃̃̍͑̔̔͊̾͗̿̕̕̚̕͝͝ͅ ̸̢̡̨̛̲̫̜̤͎͈̠̞̯͇͙͍̣̹̺͓͔͇̗̼̳̺͔̳̰̑̇͆̒͗̈́̾̃̈́̆̿͌̎̊̃̓̿̐̂̈́̋̀̂̌̀́͘̚͘͠͝ͅḑ̷̧̢̛̜̖̲̗̺͇͙̼̟̱̖͖̮͇̰̤̣̦͍̗͉̤͖͈͓̠̪̮͉̰͇̾̓͊̒͑̋́̂̈́́̒́̊̑ę̸̢̡̢̡̛̮̰͙͙̯͎̝̘̣͚̬̟̲̳̟͖̭̟̮̗̱̲̥͔̖̩̖̅̈̍̔̈́̇͂̒̅́̈́́͋̔̀̃̆̄͠͝ ̸͓̩͉̠͓̟̮͎̟̠̞̳̹̔̅͌̄͗̈͝u̸̧̮̬͈̙͖̥̤̫̯̺̙̬̗͖̼͔̬̥̝̩̍ͅņ̴̨̛̜̳͖͍̮̗̙̗̱̹̲̪̜͕͈͇̺͈̰͚͚̆̊̌̊̕͘͜ ̶̡̱̣̳͉̠̞̭͓̹͔͑͌̍̌m̵̢̢̟͍͚͓̭̟̰̼̮̻̹̘͈̺̝̲̍̅͒͗̽̽̋̇̄͂͛̏͑̓͒̿̈́͗̾̑̍́̾̓̕͘͘̚̚͜͝͝͝ó̵̢̨̻̰̠͚̟̤͈̲̟̖̙̩̟̝̞̠̜̿̈́̇̈́̔́͂̑͋̐̈́̄̎͋̓̂̃́̈́̔̾̏͘̚͝͝d̷̥͚̗͓̭̰͙͈̹̩̦̺̯̝͔̳̫̻͂̆̑̍̒̾́͒̈́̆̎̑͒̀̂̍͛̄͂̕̕ǫ̵̛̘̟͈̦͌̀̇̐͛̈́͗ ̶̧̧̡̛͍̲̰̯̯͕̻̭͉̥͍̫͍̾̋͑̒̒̅͗̑̑͗͌̏͋̐͘̕͠ḧ̸̨̡̡̤͖͓̻̟̱̝͉͔͎̰͓̞̺̙͚̤̻̺̱̙͚̥́̽́͗͐̊̂̀̊̃̋̀̿̆̈́̋͛͂͒̕͘͝͠ͅo̵̧̟̜̱̬̥̳̫̲͈͓̊̏̊̀͌͌́̿s̵͓̮̮̤̻͔̜͓̮̤̩̦͍̜̅͘͜͜͝͠ţ̷̡̝̫͓̰̞̳͖̖̤̖͍̣͙̇͊̀̓̿̑̔̚͝į̴̪̣̲̞̝̖͇̻̬̤̭̘̜̅̔͒̎̽̽̽̕ͅl̷̛͙̺͖̬̖̗̀͊͆̈́́̀͗̀̐̑͋͋̈́̍̕͘̕͝͠ͅͅ ̵̡̨͍̲̩͙̺͈̗̣͙̮̲͔̝̙͕̜̯̝̻̬̠̋̄͂́̂̑̆̄͜͜ǫ̶̨͎͇̥̘̟̟̬̤͙͎͈̰̩̥̲̯͙̘̼̃͋̑̏͂͗͊̃̍̓̌̏̉̀͛̊̾̆̿̕̕͘͜͜͝͝ ̸̧̻͈̋͐͑̓̈́͒̌̋́̈́͗̃̂̒̃͂͒̇̊̈́͘͘̚̕͠͝m̶̧̮̯̭̦̪̪͇̹̗͎͇͖̗̀̋͛̃̃̂̐̏̉͒̓̉͋̄̈́̍̃̽͘͘͜͝͝͠͝ͅa̵̡̡̧̨̢̮̬͙͇̟̱͎͙͙̰̹̳͕͙̠͑l̵͍͇̯̥͓̪͕̥̥̪̠͇̟̼̞̠̮̹͈̭̥̼̤̙̥̠̰̞͕͒͆̈́̀̿̅̌͑̄̍̃̽̉̀̀́͊̑́̾̈́͐̑̚͜͜i̸̗̍̎͑̀̈́́̈́̌̾̈́́̒͗̇̾̏̃̓̿̆́̔͘͘̕͘͘͠͝ç̶̛̞̳̣̼̘̥̘̭̮͓̹͉̻̬̍̒̔̀̾͆͂̒̌̆̅́́̎̍̀͊̊̋̈́̓̐͂͘͘̚͜͝͝͝i̶̡̡̧̧͍͙̮̩̯͔̺̻̗̳͖̫̙̠̱͓͙̱͎͎̫̞͗̄̐̈͆͐̃̍͑̿͐̂͆͋͂͘͠͝͝͠͠ͅö̴̧̭̹̱͇̱̦́̈́s̷̡̜̫͈̫̬̣̰̳̀̈́̊͑͗͑̋̈́̄͠o̶̢̩̼̣̰͍̠̼͍͓̯͓̙͖͚͚̙̟͖͗̿͋̆͆;̵̨̨̢̛̘̘̮͓̜͚̲̦̰̦̗͙̜̩̥͚͒̑̽̊͋̓̄̿̉͋̐̇̀͒̅̿̌̐̿͗͗̒̆͐̕ ̷̧̢̯̹͍͚̭̼̖̗̪̞̟̬̭̗͉̆͂͗a̴̢̨̛̛̱̺͔͓̳͈̥̭̳̦̥̜̯͚̗̗̙̳̼̗̜͖̻͙̣̠̭̙̺̳͇͕͗̒̐̅͑̿̽͒̅̌͐͆̍̌̏͊̊̏̿̑̊́̊̔͋̈́͘̕͜͝l̷̢̢̛̲̗͍̠̣͈̲̟̤̭͎͕͈̣͈̫̟͇̪̟̭̯̦̜̱̏̉̿̑͝͠ͅ ̷̨̢̧̛̛̝̹̳̞͇̺̥̺̫̲̝̠͚̣͇̻̳͛̿̃̂̇̀͌̒͆͊͋̒́̉̔̓͋͛̓̕̕͜ċ̵̨̛̛̛̙̫͇̣͈̻̟̟̭̈́͊͗̂̊̎͊̈́͑̄̓̋̊̀̀̄͌͊̕͠͝͝͠ǫ̴̢̛̮̤̜̰̥͚̼̫͎̙͚̟̖̤̻̥̱̹͎̝͓̬͓͇̣̩̹̣̤̝̈́͐̈́̿͜͝ͅņ̵̨̧̢̠̜̪̠̠͔͙̩̲̲̜͗̇͊͒̇̄̊̀́̋͜͜͝ͅţ̶̥͖̥̐̄͐͘͜ŗ̵̖̯̝͉͙̠̙̱̟̫͍̤̞͎̪̣̻̘̠̫̬͍̭̦̱̙̾́̈́͗͠͝ä̷̻́̂̅͒͂͒͑̇͒̄́̍̔̀̉̓͗̀͊͗̊̈́̀͒̔̒̑͐̚̕͝r̴̡̢̡̡̼̞̤͍͎̭̟̱̦͓̰̯̦̙̺͍͓̣̗͇̥̮͖͚͇̙̩̘̰̘͇͌͒̋̄̋̐̒͒̀̊͂̌͌̀͗̑̊̔̉̈́̉̃̚̕͘ì̷͍̣̣͚̤̤̞̥̃͌̓̈́̃̿̾͗̊̈́̈̿̽̌͂̃̃̏̚͠͝ǫ̵̙͍͕̳͓̟͎̖̹͍̗͓̜͎̪͚͕̘̎̔,̷͉̯͕̩͙̯̹̰̱̭̗͖̮̈̍̎̐̾̏͆̂͐̆̑̀̓̇͊͊͘ ̵͙̪͓͔̮̲̝̟̯̀̔͑̿̓̾͌̓̃̓̉̈́̏̀́̿̊̌͌̔̽̋̚͠h̶̨̧̢̢̧̡̖̱͎͖̬̝͎͙̫̳̯̙̭͓̘̩̫͎̄̀̍͑͛̄̔͐̏̀̄̎͝á̶̢̛̙̣̘̳̠͈͔̖̪̱̗̲̔̑͗̾̈̔̈̔̓̍̍͒̈̈̒̈́̈́̇̏̃͋̓̀̈́͂̈́͘͠͝͝͠͠͠ḉ̸̛̛̦͎̠͆̍̊̀̈̏̊̄͗̊͋̅̃̓̔͌̏̅̂̈́̉̈́́̂̐̐̀̆̾̕̚͠ę̴̨̡̩̤̳͇̣̖̖̱̖̖͇̬̗̖̹̝̫̫͙͓̞̳̼̲̠̻͎̼̮͆̊̂̎̍̌ ̷̛̦͌ţ̶̥͉̰͇͇̝̳̻̰̙̬̫̣̝̳̬̤̘̯̙̑͆͊̇̏́͗̆͊͋͊̑̾͛͜ȏ̵̧̠̠̦̘̺̱͖̥͔̮̤̮̭̘͈̫̞͚̩̼̙̼͛̓̔̓̌͒͐͂̾̄̀̔̍̊̃̿̐͋̄̅̇̌͋̓͌̈̀̽̋̓͛̋͘͜ͅͅd̴͙̻̜͑̃̽͐̾̏͗̓́̌͆̎͊̈̓̀ǫ̴̛̭̣̮̠̞̰̣̲͉̱̙͍͗͛̄̐́̊͂̃͛͜͝͠ ̷̛̝̹̣͈̙̰̫̝̜̭̱̊̈́̆͐̒͛̄̂̽̍̀̌̓̈́̐͆͑̔͒͆͑͌̾̎̌̈́͊̇͘̕͝͠͠͝ͅl̸̡̢̡̢̡͇͚͖̬̮̼̲̻͖͈͕̬͚̣̟̬̺̝̺̪͚͖̲̻̬͗̑̍̍̌̾̊͂̆̀͐̋͌̎̑͗́̌͂͂̓̍́̕͜͠o̷̹͓̦̦̤̦̪̲̭̯̫̘̱͓͂̾͌̓̒̅̀͋̑̐͋͆̚͜͜ͅ ̵̨̢̱̼͚͔̞͚̜̣̘̘̗͇͍̯̩̟͉̩͔͇͖̭̩͊̅͂̿͒̅́́͂̐͊̾͆̈́̔̍͜͝͠p̵̙͕̘͍͍̅o̶̢̢̭̻̭̼̮͔̥̭͙͇̻͕̬͎̰̯̯̝̠̝̪͚͌̓̀͊̋͛̐̈̃͛̑̄̍͛̎̂̌̌̓͛͗̍̀̉̐͐̉͘̚̕̕ş̶̢̯̪̳͔̳̦̖̘͉̰̥͈̬̜͎̲͍̥̫̙͖͎̽̋̕̕͝ị̶̢̢̧̱͙̪͈̥̞̫̟̖̭̳͇̹̫̳̯͔̭̲͔͖͓͙͊̽́̓̓̔̉̈́͒̒̀͒̀̐̂̎̋̎̍̏̔̀̃̈́͌͜͝ͅͅb̴̢͍̜͈̈́̋̔͊͌̿̔̈́̍̋͂͛́͛̃̕͝͝͝ḽ̸̖͔͚͔̼̫̞͉̻͚͎̳͗̐̂͜ͅe̷̢̨̦̲̪͈̹̗͌̔̓͆̓̽̊͆̉̚̚͝͝ ̴̛̛̙͐̎̽̎͛̍̊̌̃͑̄̇́̊̾͒̈́͆̓͗̌̅̀͘̚̕͠ṕ̴̛͖̤͍͇͙͍͍͔̖͓̍̄̆̑́̍̎̌̅̈́̅̾̽́̓̽̇̾͊̔̎̓͋̎̐͗̓͑̿͘̕͝ơ̷͖͕̳̗͇̹̗̼͙̼̫̋̄͊͗̒̓̓̈̌́͂̀̓͑͘͝r̷̨̠͉͉̤̺̬̙̥͇̰͉̝̙̳̣̳̱͔̹͌͗̾͆̊̓̕ͅ ̵̧͖̹͚̣̰͉̞̞̰̤̹̝̼͓̦͚̜̰̮̝̳͖͍̠̫͍̘͕̼̣̺͒͗̄͋͋͘͠ͅş̴̧͈͙͕͇̩̲̹̙̲̠̟̩͍̬̤͉̘͍̬̟͓̳̻̮̟̺̠̈́̇͐͆̋̈́͂͊͂̋̇͗̽̂͗̌̊̋̀̅̆̕̚̕͝ͅą̶̡̛̰̠̼͔̟͖̫̹̥̩̱̦͖̻̟̒̈́͌̊̃͆̌͑̀͗̄̐̈́͊̽̽͆͛̉͌͋̓̔͋̈́̉̉͘͝t̴̡͍̭̯͎̫̘͖̳̭̳̠͈͍̝̥̱̘̺͚̮̀ͅȋ̵̢͍̰͈̩̺̯͚̯̮͍͎̯̮̰̘̖͔͖̻̐͐̓͐͊̑͂̒́͑̒͊͐̈́̓̽́͗͆̕͜͝͝͝͝͝͠ͅͅs̴̢̨̛̛̛̯̙͇̱̰͔̼͍̫̹̠̖̙͉̲̝͖͍͇̬͔̪̹̞̬͇̩̓̀̊̀͊̌̅́͗̈́̆̑̀̈́̋̈́̀͗͗̀́̄͛͗͑̏̕͘̕͘͝͝f̶͇̪̉̓a̶̧̨̨̨̢̧̧̖͚̗͕͍̜̰͈̱̖͉̜̯̠̥̰̬͌̋͋̾̐͆̃͊̚͜͝c̴̠͓͚̯̬̞̄͂̉̈͆͑̃̇͒͛̍̏̌̍̅̅́̀̀͋͘̚͠͝e̸̢̧̧̡̺͔̙̹̠̘̦͍͔̳̖̳͎̣̺̙̗̠̘̫͔͓̞̻̲̎̍͆̓̈̓͂́͜͝͠r̶̨̛̝̝͇̦̲͚̜͔̻̝̼̲̲̄̈́͐͛̂̒̽̄́͋͋̋̏̀̒̏͌͂̄̀͌͛̌͆̾̓͒̓̅̃̓̚̚ ̸̢̤͉̳̤͍̩̘͓̤͈̣͔͇͖̪̜̳̱̬̟͎̪̥͍̥̘͔͓̙̔̈́̿̓̔͐͋̒̾̿͆͘͘͠ǎ̴̢̡̧̧̢̭̭͙̠̫̳̘͚̫̳̠̼͉͍͖̺̝̺̭̗͍̣̼̚ͅ ̷̡̧̦͙̮͇̰̗̱̝͉̝̗̬̹͖͍̦̟̜̪͇̮̮̾̓͌̂̐̃̋̉̃̆̒̇̋̽́s̸͍͇̫̹̃̆́̄̎̃͌̈́̔̐͌̋̄̐̔̑̊̔̑́͌̏͐̄̎̌̄̐̅̅̕̕͝ų̸̨̛̛̛̭̱̤̥͔͈͉̣͎̘̻̮͔͍͓͉̳͕̝͗͌̄͋͊̂̃̃̋̀͋̀̐̐̀͂̓̈͒͗͛͗̓̇̅͘̚̕͘͝ ̸̡̡̧̢̞̯̫͖̦̰̩̰͍̙͓͓͓̇̿̎͒́̈̇̒̈́͒͊̑̈́ȧ̸̖̗͚̟̗̭̜̘̤̪͖̋͘m̵̢̨̧͉̬̠̦͇̻̜̟̜͎̘̭̮̺̫͚̎͐̂̍͗̕̚o̶͈͍͔̼̮̒͋̒̍̎̔̎̆͂̋͆̔̏͂̅̋̂͗̏̕̚͝͠͠.̶̦̩͓͕̬͉̳̫̲͕̹̭̮̗̻̞͔̩̠͔̣̞͇̯͔͚̥̮̰̖̟̃͂͗̆̀͊̊̆́͗̽̾̆̎̋̉̈́́́̐̈́̈́͒̑̈́̒̽̅̀̏̔̕͜͝͝ ̷̡͓̲̬̝̳͍̳͍̱̘̯̙͚͚̱͗̉͌͗̇̿̏̇̐̊̌̎͊͐̿͑͜͝Ą̶̮̠̭͎̦͍͈̺͇̼̜̭͎̫̯̱́̿͐̑͐̑̃̑̿̎͑͂̏̔̀̐̏̾̋̿̆́̈̍͑̍̋̊͂͑̕̚̚͘͜l̷͍̈́͐͒̃̐͌̏͛͝g̴̡̡̧̱̻̙͖͈͕̭̯͇̯̦͉̳̲̥̗̰̪̥̼̬̋͛͗͐͒̾͌̈́́̄̔͐̌͗ͅǘ̶̧̡̨̢̨̪͉̼̲̥̤̱̜͕̩̗̖̭͈̞͓͈͙͔̪̫̻̻͋͌̂̎̌͋̈́͐̿̇͋͂̈͋̌͂̈́̆̇̐͛̿̋̀̋̑͐̕͝͝ṇ̵̛̛̻͖̟̹͍͉̖̰̖̯̞͇̱̰͖̪̦̌̿̏̀̃̔̿͂̌̄̒̎̂̅͛̆̐̆̀͐̒̐̅̚͝͝a̸͎͉̝̣̿͗̀͌̎̈̂͊̔̿̐̚s̸̡̡̧̨̧̡͖̟͎̞͚̜̺͔̩̘̳̳̻̙̳̣͚͉̯̤̟̟̬̜̩͓̍̓̓̀̀̈́̒́͋̏̏̍̿͂̏̀̅̾̈́̓̕̚͜͜ͅ ̶̧̘̮̽̉̏͐̈̿̽͜͝c̴̨̢̺͉̘̤̫̙̫̼̙̘̳̝̼̟͔̓̍͆̔͊̓̕͝ͅo̵̢͔͎̫̫͇̤̬͕̼͔̜͇͋̅́̀̏͂̄͒̿͜ṣ̸̨̢͈̮͎̳̤̲̯͔͙̖͕̲̥̠̮̗̹̻͉͐̒͗͛̈́̈̎̊̍̀̀̇̓̔͒̌͊͜ǎ̶̢̨̧͖̞̣̱̭͇̝̥͉̻͓̣̟͍͚͉̮̘̘͇͖̠̺̪͂͑̓̆̈́̃͒̄̈̈́͂̉ş̷̧̨̩̰̪̱̩̬̺̖̟̲͈̥͕̎̀̂̐͌̏̌̅̈́͋͌̂̐̾͊̄̎̀͐̌̈͜͜ ̵̥̗͚̼̩͇̤͈̫͙̩͊̍͒̈̀̂̓́̃̈́̓͒̍̽̀̕̚͝͝l̵̢̢̛̬̱̪̮͓̞̥̤̘̳̭̻̟͓͚͂͐̿̃̃̽̍͒̇̀͊̏̋͗̆̋̈̄̓̈͗̂̏̋̏̚͠͠ͅâ̷̺͚̻̔̌̿̅̎͒̀͊̅̿̌͗̆̉̎͘͝͝ṣ̶̨̛̛̛̖̠̺̦̲̥̠̰͔̟͎͍͓̞͓̮̭̝̣͐̑͛͂͂́̾̏̈̀͋͆͐͜͜͝͝ ̵̛̩̞̜̖͓̳̭͈͙̞͎͙̯́̅̓̈̌͑͋͌̽̂̅͌̿̾̊̃̎̓̔̽̔͋͊̋̕͘͜͝͝͝e̶̝̱̬̣͚̤̳͖̹̜͙͔̻͆̌̓͌̈̈́͊̈́̏́̋͒̔̈̀̀͗͘̚͜͜͠m̶̛̛̫̖̹͕͇͎̹̥̲̺̏͐̒̈́̒̽̆̔̑̒̇̌̀̄̈́̿̍̑̀͂̓̈͋̐́̓͆͋̃̏͘̕p̶̠̔̽̉͑̐͑͊͑̍̏̃͝u̴̢͖̳̲̪͖̞̖͕̟̭͍̼͇̖̬̰͚͚͉͕̤̳͇͕͙̤͉͎̠̐̈̒͌̽́͜͜ͅj̴̧̡̡̨̛̖̙̞̻̱͚͈͈̝̙̹̳͇̀́̎̑̒̃̅̀̔͋͌̒͘̕͝a̸̧̛͕̲͈̤̰̞͇̟̼͍̖̭̘̫̦̝̪̤̮͔̰̲̱͙̤̹͙͎̙̠͑͋̽̽̐̔͆͛̓̾̆͛͂̀͑̐͋͛̽͛̈́͊͌͌͂͒̈́͛̾͜͜͠͠ͅ ̶̧̻̻̟͎̬̬̳̞͎̞̬̥̳͔̦̬͎̗̲̣͚̮͈͔̻͎̲͓̈͜͜͝h̴̙̮͕͒̅̐̆̒̐̄̌̇́͐̈́͘͝͠a̸̛͔̎̀͐̌̄͑̽̅͗͊͌̎̓̒͠͠s̷̛̱̳͈̭̼͓̗̱̥̙̙͒̾͆͐̕ͅṱ̸̨̘͚͙̟͚̹̦̱̬̱̺̗̹̲̖͚̻͖̭̦͕͎̟̠̻̰͇̻͓̼͓̱̺̒̑̇͑̏͗́̄̄́̾͂̑̈́͆̅͑̓͑̈́̇̾͆̚͘á̷̧̛̜̰̏͊͗̓̏̐͂̂̂̈̒̀͋͊̐̒͛̇̋͐͋̚͘͠ ̵̡̬͕͓̱̠̝̮̦͕̬̗̘̗͖̹̲̱̻͉̻̹̥͆̆͊̀̓̔̄͑̆͆̓̎̚͜͠ͅẻ̵̡̙͎͇̩̤̭̞̩̗͙͓͆̍̐͗͆͌̒̈͐̈́͛͘͝ļ̶̡̢̜͔̠̩͙͈̫͈͇͈̯̩̦̈́͌͛͌̏̈́̐̈́͂̋̚͝ ̵̧̛͔̱̪̟̥̠̺̈͐̋̇͑̅̋̔͑̍͂̍͌͂͆̓̅̌͊͌̈́̿̒̄͛͘͝v̵̨̢͓͔̪͍̥̞͓̹̟͉̺̭̬̭͇͇̫͕̟̖͓͔̦̼͒̐̆̽̒́͆̔̆̎̂́͐̍̅̀͌͝͝ͅa̶̢̰̳͙̟̼͈̖͗̀̆͗̚c̴̨͎̭̮̣͚̪̙̜̘̪̫͖͍̻̝̟͍̼̙͓̻͍̦̫̪͉̝̉͌́̓̄͗̂͗̄̚͠í̴̢̟͉͈͉̲̥̩̠̼̑͂̋̓̆̏͂̀̚͜͝õ̵̧̧̧̘͇͍̹͔͍͕̩̤͈̘͈̟͙̱̯̬̪̥̖̼̌̿̓͒̽͠͝ ̶̢͔̲̖̤̰̺̩̖̤̹͍̪̳͓̳͍̲̪̗̩̬̿̂̇̈̎̽̒͆̀̔̀̋̉̿̓͌̿̕͜ḑ̵̛͖̘͇̦̰̩͈̘̫̹̜̟͖͔͈̰̌ͅę̸̛̛̛̞̞̬̪͎̗͉̹̮̣͓͚͇͈̜̃̐̐͛̓̀̊̎̂̅̋̈́̉̍̊͒̈́̑͛̀̓̿̈́̀͗̃̀̀̍̕͘ͅl̸̛̜͓̲̬͇̹͓̝̙̜̬̈́̄̽̆̌̿͂͒͊͛̃́̄̿̎̽̏͘͠͠͝ ̷̨̛̛̣̪̹̪̗̼͙̠̯͉͇͍̱͓̰̳̟̲̦̆̃͐̀͂̍̀̐̂́͋̄̿́̊̕͝ơ̸̡̬͖̙̭̹͍͕͐͐̌͐̾́̒͋̇̅̿͆̅͌̃͂̇̇̓͐̚͜͝ͅḻ̵̢̡̰̱̝͉̫̥̗̣͚͓̲̖̮͋̈́̽̒̿́̊̊̔͌v̷͓̙̓͒͌͊̈̏̈́̅͒̀͛̀̑̎̂̉̕̚̚͠i̶̢̼͔͓͉̪̝̞͔̤͚̻̲͍̥̣̠͍͎͚̎͊̊͗̌͂̌͋̊̿̂͛͊̋͛͐̄̾͊̔̚͝ͅd̵̡̨̨̦̭͖̯̪͖̲͚̰̪̐̈́̎̋̌͆̅̃́͋̆͋̈́̋̔̓̾͐̓͊̾̎̏͝ȍ̶̧̡̡̡̧̗̤͇̰͕͙̟̪̪̫̝̯̭̻̜̼̘̠̩͍̖͉͍̝̳͛̒̆̓̑̋̌̍̒̈́͒͑̿̓̊̈́̃̂͒́̃̒̈́͘͜͝͠ͅͅ,̵̧̨̢̣̱̻̜̼̠̪͓̮̩̭̯̼̦̠̠͍̗͙̗͔̱̩͉̬̈́̿͑͒̐̍͗͋͌͋̓͑̆͘͜ͅ ̵̧͎͖̭̤̀́̇̂̃̾͂̑̃̀̊̈́̏̈́͐̔̀̋̓̔̑̈͝͝͝ȏ̴̡̧̧̨̢͎̥̤̦̹̬̦͕̜͍͉͍̎̎̌̑̽̀̾̕͜͝͝ț̸͔̮̣̯͎̓́̔̾̓̂̀͂̑̀̿̐͌̽͒̕͠r̶̢̨̛̪̩̖͓͈̠͖̙͖͙̪̲͓͗́̓͌͆̅́̂̍͒̀͋̈̐̉͆̾̃͐̕̚͝͝͠͝ͅͅä̷̢̡̡̧̧̳̻̠̮̘̗̘̙̳̤̜͕̥̞̯̲͉̖̹͙͈̯̩̘͎͕͖̫̖̼́͆͂̽̑̐̋͛̑̒͑̽̀̓̈́̂̓̎̀̎̍̄̎̅̏̋͒̿̀͝͝s̴̢̢̛̳̬̮̟̼̮̞̟͚̼̥̭̱̪̘̞͉̘̫͙̼̦͙̠͖̠͇̭̗̻̱̖̃́̎͋̿̐̈́́́̈̇̿̂̈́́͑̋͒́̈́̏̍͗̏̄̽̚̚͝͝ͅ ̴̩̠̜̝̺̤̭̳̗̖̱̠̥̜̂̾̈́̉̍͆͛͆̍̊́̅́́̒̎͘͘͠l̸̝̠̥̭͚̹̾̊̓̍͐͑̔̆̿͂̒̊̋͝͠͝͝͝͝ă̶̧̢͙̳͎̻̰̼̲̖̼͚̣̟͉̠͇̟̱̠̣͈̊͌̾̓̓̃́̊́̎̊̇̇̈́̈́̿͒̓͘͘s̸̡̢̮̙̹̬̣͉̩͓͕̱̤̦̠͚̺͖̜̬̹̄̃̍̎́̓̃̂̎̽̊̉̌́̏̏̈́̿̏͐̀͂̕͘͘͜ ̴̢̧̧̨̡̙̠̟͈̫̗̖̠͍̫̗̱͕͎̪̳̮͖̝̭̟̻̥̞͒̔͗̄̈͜ͅr̶̪̥͎̰̫̱͍̄̄̏͌̔ę̶̧̥̬͇̹̮̠̳̫̼̘͍̒̔̂̒̏͌̒̈́̑̍͊͗̄̈́̈́̈́̐̆̅̀͒͗͗̿̀̕̚͘͘͝͝͝t̷̨̟̣͔̰͎̒́͂́̌̀̄̽̉̌̽́̂͐̓͌̅̑̽̄̃́̕̚͠͝͠u̴̧̡̨̢̨̡͓̭͇̦̮̥̗̱̱̥̟̩͙̳͙̠̘͙̬͈͔͇̖̘̦͖̩̝̾̌͒̈́̉̊̂̓̅̂̓̊͛̉̃̇̑̉̿̑͋̕͠͝e̸̡̡̦̺̦̜͓̞̲͙̻͇̒͑̌̐͐͗̾̈̅͂͒́̂̓͘̚͘͘ͅr̸̛͇̭̦̮̠͓̭̙̘͑̑̈́̂͌̍͐́͑̋͋̀̾̇̓̈̕̕͘̕͘͘ç̸̢͈̥̥̺̳̥̝̬͈̓̽́̕e̶͓̟̜̰̱̳̙̦͙͚̽̆͘ ̵̡̝̻̱͔̗̰̬̫̐̆̈̆̊͠h̸̢̧̡̧̢̥̙̮̩͇̝̠̝͓̦̪̩̰̞͚̻͓̅̈́͌̃̑̔̆̋͘͜͝ḁ̸̧̧̡̧̧̧̙̱̣̺̤͙̯͖͈̭̺̣̲͎̰͑̒̏̿̊̎̈̈́͊̽̿́͛̔̕͜͠ş̸̠͙̳̫̮̳̲̥̮̤̳̼̳͕̺̘͓̪͈͇̼̐̇͘ͅṱ̵̨̨̖̟̜̫͔̭̳̪̺͇̯̙̓̇́͒̓̑̇͜͜͝ą̶̨̧̯̯̦͖̮̮̰͕̲̥̹̬̳̲̜̘̟͚̐͌̍͜͠ ̶̡̹̙̣̫̬̤͚͍̄̾̇͑̃̾͛͋̾̿͆͊̍͆͂̋̓̃̊͌̿̽̊̕͜͝ļ̵̡̦͈̹̯̬͎͍̗̥͍̯̙̺͈̃͊͛̃̀̾͐̿̃́̚͝o̴͇̍̔̉̍͗̇͑̇̆̇̓̋͒͌̅͑͊̊̎͗̾̂̌̔͆̔͗̕̕̚͘͘͠͝ ̶̙̭̏̒̒̅̒̑̏͐͆͊̑̄̔͂̄̎̔̒̃̈́̈̿͐͋̚̕͝͠͝i̶̧̡̧̼͎̥̤̗̻͖̜͇̝̤̲̜̙͕̬͍̹̦̥̖̝͍̰̥͉͂́͜͝͝ͅr̶̡̢̳̼̟͇̖̼̲̲̥̳̖̰͕̼̲̞͕̱̯̹̻̤̜̲̝̗̗̓̐͌͐̔́̋̈̓͌̕̚͜͝͝͝ͅŗ̷̬͎̣͍̫̬̫̖̘̫͚͙̫̹̰̼͈͈̘͉̺̟̲̞͓̈́̒͑͜ẹ̸̡̣̣̳̀̌̔̓͑̏̈́́̈̈́̃̀̕ç̴̢̧͕͔̮̘̝̲̰̫̜̬̼̰̭̝̲̞͙̝̙̯̳͓͉̬͔̜̹̫̉̐́̒̓́̽̂̓̓̊̆̈́̇̐͛̚̕̚͠͝ͅo̷̡̺̟̻̖̱̮̓̇̌̾̽̾̿͒̄̋͒̀̓͗̌̆̈̌̈́̐͗̅͂́̏̾̒̒͝n̷̡̦̮̳̬̖͉͔̳̟̗̭͓͈͇͈͉̦̬̲̳̰̼̪̐̋̍̏̑̑̑̂̐̈̋̿̍̍͛͆̋̔͒̾̌̏̚̕͝͠͠ö̷̧̳̤̲̟̞̬̫̭̱̥͍̳̮̬̳̟́͆̈̌̊͑̿̄̾̄͘͠c̷̢̛̼̭̬̯̜͇͈͇̱̤̣̟̪̟̝̍́̇͆̒̈͒̊̇̽͆̋̏́͘ḯ̸̡̛̪̱̭̻̩͕̑̒̍͊̀̏́̾̍͐̀̓̊̌̏̈͗̄͌̂͘͝b̸̧͙̘̙̘͚̙̗͇́̃̓̀̿̎̏̐͊̈̒̄̄̽̐͗̔̽̆̚͜l̶̨̛͚͈͔͍͇̘̻̭͎̩̠̬͉͔̲̩͔̗̝͕͇̰̱͍̙͎̺̺̬̄̉̊͂̔̆̏̌͌̾̇̑̑̀̐̿͌͆͂͗̓̋̅̿̀̌̋̇̈́͑̃͜e̸̡͙̰͐̊̽͆̃̑̈͛́̏́͗͊̑̚̕͝,̸̢̢̧̢̥̲̦̬̺̭̘̗̥͓̝̖͖̲̝̼̆̔̔͊̂̓̈̊̏̀̏̅̀̃̾͗͆̋̓͗̔̈́͐̌͋̋̊͊̍̋͋͜͝͝͝ ̸̨̛̛̬̻̒̀̃͗͒̑̆̄͌͐̃̒̑̋̍͐̏͗̒̚̚̕͠͝͝͝ͅo̷̯̤̊̒̈́̐̂͑̀͌̅́̇̐͌̈́̌̒̐͒̒͋̊̌̀̽ţ̵̛̛͔͉̠̪̪̬̤̠̯͇̘̰̥̯̩̝̳͔̹̘̝̣̠̺̼͈̀̏͐̈́̓̈̊̽̄̌͊͆̏̆̿̆̍͂͐̆͑̐͑̾͂͊̑̊̚̚̚̚r̵̯̠̭͉͓͙̗̞͖̯͓̱̦̎̿̎͗̂̔̋̌̃̀͆̇̌̎̓̚͘͘͠͝͝͠ͅa̶̡̧̨̪̹͎̼͈͔̺̤̳̣͆̿̂́̏͂̈̑̌̔̐̇̾̽͜͠ͅs̸̨̧͚̞͚̟̯̣̮̝͙̬͓̪̤̝̜͕̩͙̜͇̼͑͌̌̔̆́̋̆͐̋̽̆͘̚̕ ̷̧̨̡̗͈̠̟̺̹͚͓͔͇͚̝̫̻̣̒l̸̛̯͈͔͈̩͕̈̀͌͌̅̓̏͛̾̿͌̂̊́͛͒̓̎̿͋̋͂͌̾͗͛̌͂̓̆̚͠ͅá̴̡̞̫̦̮̗̗̞͓͍̭̺̬̞̮̜̲̃͛̂̇͐́͊̓͐̈́̿̅͆̑̌͒̚͠͝ș̴̢̨̞̟̤̣̣̟̥̜͓̪̬̟̫̩̥̞̠̰̟͍͉̙̦̱̣̩͔͓͎̠̱̀͊̈́̂͊̆̀̌͌̈́́̊͗̀̌̎̑̒͂̆̏̊̍͌̈́̋̒͘̕ͅ ̷̡̛̛̙͖̬̻͓̳̬̟̣͚̜͋̃͐̍̊̊̿̒̂̃̃̄̀̽̄̒͝͠m̷͇͉̓͗́̈́͋̉̑̉̉͑̑̋͂̚a̷̧̡̡̡̛̮̣̥͔̮̝͖̻̘̗͕̗͙̦̮͎͙̫̼̥̠͎̳͖͇̤͙̐̏͐̈́́̇́̌͌̏͝͠ͅͅļ̸̧̺̖͇̱͖̗̟̬̼̲̘̰͕̻͕͎͎̲̝̭̗̰̳̬̤̞̦̻̮̭̃͗͗̅̿̊͒̉̓̒͋̃̆̀̾̂̈́͜͝͠ͅį̶̫̹̹̣̭͚͙̣̘̫̻̮̘̈̇̄̀̌̀͗͒̈́̇͊̚͜ņ̷̛̰͉͓̜̤̦̹̑̏̊̀̇͛̄̿́͒̀͑̓̄̇͆͐̽̒̍̅͆̓͑̓̂͜͝ţ̸̞͇̭̼̝̼͉̼̫̪̊̓́̑̈́̓̾͂̈́̀̔̏͒̋̕̚͝ę̴̨̡̨̢̛͈̬̭̝̗̜̘̯̜̞̮̲̳̠͎̞̬́̄̐͆̐̊̇̐̓̌̔̓͝r̴̛̛̛͙͔͚̾̄͋̊̾̆̊́̄̃̊̂͆̆̃̀͌̎͒̑̏̀̈́͂̓̑̚̕̚̕͠p̶̡̨̡̢̰̞͍̭̤͇͚̻͈̘̖̦̤͙̮̼̺̣̮̩͓̱̮̅̈́́̒̅͋̏̽͋͐̈́̃ͅr̷̡̢̡̠̙͍̳͕̟̳͇̟̗̗̜͕͇̘͕͓̩̹͎͖̲̦̙̩͚͒̅̆͑͒͆̓̉͜ͅę̷̛̞̻͉͇̯̳͕̪͈͈͓̖̲̬̖̠̝̑̈̓̊̚t̸̢̧̨̛̛͎̥̭̥̟̟̮̹̻̥͇͖̯͇̲͈̯̦͂̎̈́͆̇̐̋̈́͊̈́̄̽̕ą̶͎̦̪̟͔̮̮̞̱̩͈͙̠͇̘̭͉̝̬̪͕͖͊̓͗̅̽̊̊̓̓͗̊̈̋̓͋͆̂̑̈́̾̇̔̊̊́͘͝͝͠ ̵̡̧̮̫̺̻͓̺̦͉̣̻͈̻̱̳̼̹̫̞̹͈̬̮̻̈́͗̀͒̊̔͗̾͐̀̅̔͌͘͜͜͠͝e̷̢̫͖̬͓͓͇̭͔̦͖͕̘͇̫̱̪̺̟̘͐͂̅̒̓̇͗́̉̇̈́̅̂͑̈̑̓͗͂̏̽̿̊̐̆̌̀̋̕̕͜͝ḽ̸̡̬̻̫͇̦̯̭͎͕̭̖̈́̈́̒̆̒̎̾̑̀̈́͌̀͋̂̈́̍̃͆̀́̚͘̚̚͠ẹ̶̖͔͔̙͖͎̳̳̟͉̼̤̞͍͙͓͔̪̖̤͇̗̱̰̓́̈͋͒̈́̾̍͑̈́̎͌̎̿̀͒̂̒̌͊́́̄̍͌̿̿̐̊̎͘͜͝͝ͅͅģ̶̠̦̬͔̰̺̭̜̬͈̲͉͔̬̭̗̟͕͖̾̈́́̒̆̃̒̄̓͋̈̎̒͊͑̀̄́̑͆̇͛̋̾͐̈́̌̂̈̔͊͝ą̷̧̛͖̝̠̺̗͚̻͉̳̫̤͖̘̤̗̹̣̗̺͇̽̍̓̂͐͗͗̀ņ̷̛̬̼̣̟̺͎̍̈́̄̀̄͒̌̓̍͝t̵̨̡̢͖̰̠̼͖͉̲̱̠̱͉̲̗̥̱̥̲͚͔̮̲͚̳̘̙̗̦̑̈̃̈́͛̏̔̐̔̕͜ͅé̴̛͖̝̀́͆͂̈͒̆͂̈̀̄͗̊́͋͋̈̋̽̋̔̽̾̒̌͑̈́̃͘͜͝͠m̵̛̛̙̟̝͎̗̈́́͑͐̐̃͆͛̔̔̾̿͂͋̋̽͆̀̇͊̓̇̓̽̋̕̕̕͘͝͝͝ͅę̸̡̧̨̨̞̱̬͉͉̳͎̪̮͎̲̻̪̥͈̮͚̖͕̪̪̬͓̥̩̱̒̐͂̈́́͊͌͑̃͒̃̋͒̒̆̇̍̐̈́̑͊̐̈̚͘͘͘͜n̸̨̨̥̮͖̙̤̝͍̞̖̠̟̫̹͎͔̗̼͎̆̓̐͑͑̊̄̓́́͠ţ̵̢̧̙̭̣̳̘͙͈̟̹̭̟̝̪̱͔͍̮̙͖̬̰̂ͅͅę̵̧͓̹̲͉̬͚̮͈̮̩̮̬̭̭̪̟͌͑̆̏̍͊̐̍̀̀̓̃́̅̈̾̐̚͘̕͠,̵̢̨̗̲̖̹͖̻͙̘̘͈̙̲̙̙̜͓̜̟̠̝̠͋̌̅̏́͛̍̀̈́̐͌̔́̊̓̈́̽̓̆́̊͛́̅̈́̚͠͠͝͠͠ ̴̡̢̨̛͎̰̺̼̥͉̖̖̫͙̘̯̜̪͓͈̜̯̮̙̼̳̎̅͊̎͊̏̇̾̋̅͒͛̀̂̉̿̍̓͑̃y̴̛̦̠̹̣̻͍̰̖͎̬̠͈̌̒̈̓̂̾̂͊͗͂͐͛͌̐̈̅̀̿̚ ̶̢̡̛͙̰͎͇̳̞̣͔̱͓͙͎̭̗͇̳̒͒̄̾̈̿́̀̔͒̈́͋͛̒͘͜ͅä̸̛͚̩͇̹̘̳́̀͗̅̀̽͑̅͋͆̉̈̌͛̒̀́̅̄͆̓͘̕͠͝l̷̡̩̓̇̂̏̓̑͒͑̓̌̊͌͐̕ͅͅg̴̡̨̱̱̙̖͕͈̟̤̭̲̞͇͇̗̜̫̜̘̩̭̦͙̟͙̩͓͓̔̒̽̆̔̋͒̽̓̿̃͜͜͠ǘ̸͙̤̘̽͊̈́͊̀̋̈́̓̄̍̈̈́͂̽̄̃̏̾̎̈́̅͋̓̚͘̚͝ṇ̷̇́̽̉̓͛̈̇̐̾̍̄̑̇̍́͑̒̾̐̐̿͝ȧ̶̮̥̣͎̫̰͖̙̻͉̱̜̍͗̔̓̌̆̔̉͑̀̿͑͒͜s̵̢͙̻͖͙͕̞̙̬̩̜͇̖̜̠͖̮͇̎͋͊̂̊̚͜ͅͅ,̷̡̡̛̥̭̬͈͕͍̯̗͎̝͕͔̞͎̲̹̯̹͉̪̤̘̘͖̭̘̼͓̼͍͂̃̈́̓͊͊̎͆̑̉̽̓͌̌̍̾̽̾̓͆̿̉̌͂́͠͠͝͝ͅͅ ̷̨̢̢̜͖͖̙̰̺̘̻̜̹̤̰̬̺͍̆̅̃l̵̨̢̧͉̟̮̝̠̱̰̜͙̬̱̹͚̱̼̫̱̼̠̤͇͆̿͆̈́͜͝ǎ̵̯̲̲͕̣͉̫̦͖̝̱͕͎̫̼̖̫̝̞̥͓͔̃̃͐͂̈́̍̈́̍̔͋̓̀̚̕̚͜s̵̢̧̠͇̝̳͉̦͕͉̻̮̞̟͈̝͇̣̦͗̈́͑̈́̒̅̀̅̓͐̌̍͝ ̷̢̛̺͉̫̜̼̖͍͚͉̠̆͆͌̍͛̆͆̽̒̃̿̌͑̀͛̅̈́̇͒͘̕͝͝͠͝ͅm̸̧̨̛͎͙̭͔̭̱͒̈́̾̔̉̎̂̀͋͊̓͌͑̉̒͆̈́̂̄̈́̋̎͊̒͐́̚͘͘͝͝͠͝͝é̷̡̨̖̗͎̭̖̰̪͖̻͖̗͙̝̤̺̮̲̻̠̘̹͓̪͍̄̀̈̿n̵̡̛̺̮͈̠̩̈́̈́̋̑̈͒̾̑o̴̝̥̩̿̋̿̆̑̎̈̚͝͝s̸̨̨̧̝̫̟̺̻͈̱̱̻̘̲̤̟̑̀͛̍̄̈́̿̈́̈́̆̌̔̎̅̀̅̌͜ͅ,̷̧̨̢̡̪̪̜̗͕̠͕̲̝̱͉͓̙̞̮̥̰͈͎̫͍͎͇̙̱̼̝̳͎̽́̔͋̀͌̄͂̔̊̄͑̈̽̿̑͑͊̉͊̾̒͌́̍̾̆̆̚͜͜͝͝͝ ̶̛̛͙̫̩̈́͛͋͂̇̒͝ļ̶̧̛̳͍̼̘͓̩̮͉̼̮̻̰̠͓̞͍̙̜̭͎̣̩̠̱̆́͌̃̉̑̏͊̒̈́̅͛̑̑́̊̋͐̀̐̉̔͛̕͝ḁ̸̢̢͉̠̞̦͚̋̇̃̄͋͒͝͝͝͝s̶̪̬̫̥̳̮͍̝̮͉̩̗̙͙̟̫̮̝̩̞̜͚̜̊̄́͆͛̈́́̋̎͒̾͘̚ ̶̢̢̘̩̱͓̫̲͕̺̥̭̟̦̤͈̫̯̣̬̪͉̱͉͙͎̱̌͒̀̄̄̓͐̀̆͑̓̈́͛̽́̎͘͝͝ͅr̷̛̟̼̓̐̏̂̈̎͐̃͑͛́͛͊̀̽̊͐̔̽̔́͊͂́e̸̡̛̖͉̺̣̤͕̱͉̠͓̝̦̼̯͇͔̮͉͖̗̫̯̥̥̒̓̅͌͋̐̄̓͊̈͛̿͐͂̃͊̀͋̆͑̀̃̈́͐͘̚̚͝͝͝͝ͅç̷̛͚̹͍̪̟̈̉̅́̐̏͐͌͑̌͌̈͘͠͝ü̴̢̢̙̳̥̤̦̝̥̭̼̣̪̹̤͚̝̿͜e̶̢̛̛̺͎͕̰͎̲̝͑͂̋̈́̒͂̂͗̈̽̆͑̎̃̈́̓̈́̌͆̐̌̇̍̆̕͝͝͝͝r̷̢̛̥̞̱̺͚͚̣̣͚̺̝͒̃̓̉̄́̏̆́̌͊͌̒͒͝͠ḑ̸̧͎̠̳̺̭̘̘͔̦̱̹̠̼͉͔͔̻̤̗̜͈̙͉̥͉̟͌̇̍̎͋̐͌̄̆͜ͅȁ̷̦̙͚̩͓̃͐͂͐̂̒̅̀̊͑͑̈͗̑͊̂̚̚̕̕͝͝͝͝ ̶̙̟̰̳͂͌̃̂̍̒̉͊̑́̐̅͂̍̔̏͂̈́̔̓͋̿̊̚͝͠ņ̶̡̱͔̖͓͍̩̳̟̰̘̲̰̬̝̙͎̹̭̻̏͋̀̄̆̔͗͒̈̋̏͒̆͆̈́̔̍̓̍̂̈́͊̓͋́̎͘͘͝í̷̡̤̦̣̼̫͕̤͔̖̘͉̭̫̼͚̓̈́͐̈́̆̚̕͜͝t̶̡̧̢̧̢̺͎̠̹̰̙̟̬̫̮̦̮͓̙̠̘͇̫̻̳͓̤͇͎͇̫̗͌̌̓̇͋̾͆͊̌̅̈́͐̋̑͋̊͒̽̾̓̒̓͗̿͑̀̉͊̎̾̚̕̚į̸̢̛̥̭͔̙̲̻͔̠̟͉͙̜̭͍̟̗͇͚̮͚͖̊̇̃͐̈́̌́̈́ḑ̶̢̧̛͖̯͔̠̭̏̽̋̐̌̉͐̀̋̅̿̈́͛͠͝ȁ̸͎̙̩̖̩̭͈̞̲̈́̄͊̍̐̓̏̐̇̍̐̈̈́̄̍͂͛̇̐͂̅̐͗̔̒͗͛̌̚͘͝͠͝ ̶̡̞̠̬̳̜͔͇͔͓̮͆̌̔̒̄̇͋̓̍͐̒̚͜͜y̵͔̟̜̯̰̩̯͉͚͈͕̲͙̗͓͓̣̰̞̭̻͔̩̝͆́̽̊͂́́̓͋̑̈́̌͗͘͠ ̴̢̧̢̛͕̤̘͎̦̫͉̖̟̣͓͒̽̄̑̽́̅̎̉̾̈́͊͗̉̽̎͐̐̉͋͛̚̚͜͝͠c̶̢̱̦͖̭̲̯̗̣̮̹͈͕̮̹͇̼̩̠̈́̓̏̊͆̉̉̏̓̈́̃̾̔̃͜ǫ̸̘͉̟̥̦̭̲̼̦̩̹̠̤̖͚̗͖̞̰͖͍̻͇̅̓̂̈́̅̐̊͜ͅͅͅr̵͙͔̲͈͓̪̪̥͕̠̬̬̰̪̣̖̺̬̖͇̖̙͖͖̼̘̹̦͕̪͉̃̌͛̋͗͒̾̊̂͑̿̕͜͝͝r̴̡̛̛͍̗̜̭̘̦̼̥̖̮̩̮͔̥̫̯̈́͐͊̓̄̏͗͛͂͛̿̂͗͊̌̍̈́̕̕͝͠ę̴̡̡̢̨̛̯̞͓͎͖̰̯͕̳̯̣̼̠̟̱̮̩̞͍͉̝̜̬͈̭̜̒͛̃͛͑̾͌͆͒̃̈́̄̋͒̊͑̈̅̀̓̓̔̚̕͜͝͝ͅc̶̯͓͉͚̟̟͉̹̗̞͈̖̰̈́̄̐̈́̔̀́͊́̾̈́̆̊̚͜͝t̸͚̣̗̫͑̎̅̄͑̈͑͌̋́̈́̓̏̈́̈́͊̏̏̔͂͐͂̚͘͝͝͠ā̵̛̝̺̻̀́̇̓̆̿̂̐̔̊̈̀͂͌̈́̇͛͗̒́̓̒̌́͘̚͝͝m̷̜̥͓͇͈̯̗̥̟͍̠̯̺̳͔͔͙̗̞͚͌͌̓̽̀̔̎͛̇͗̈͗̿̀̔̔̒͌͊̚͘é̸̡͎̗̟̼͚͈̇͌̃̆̓̾̆͛͐̐̾̉̆̓͆͒̔͊̿͊̈͂̽́̓́̈́̒̕͘͠n̷̡̬̯͖̫͍̞̫̩̝̍̌̈́̐͑͒̈͋́͒̓̾̊͊̀̽͛͂̑̔̀ṭ̴̛͓͙̗̪̯͔̓̒͊̊̔̂̓̑̂͌̈́͛͛̆͛̀͑̂̈́̊̔̐̿͒̂͘̕̕͝͠͝͠ȩ̸̛̲̭̲̜͍̺̘̟͓̰̺͓̎̍̿̐̀̃̍̄̒̓̾̀͆́̈́̅̈́̐̈́̽͑̑̃͋͜͝͝.̷̢̨̛̙̰̞̠̥̭̥̘̠̹̟̣̜͚͓̯̝̺͉̜̇̽̏̍̍̄́̍͒̽̈͑͜͜͝͝͠ͅ ̴̨̧̛̮̠̞͎̘͙̟͗̕T̵̡͇͕̠̯̰͙̪͙͙̺̪̭͖̲̊͘͜ứ̵̧̧͉̫̼̳͚̻̫̱̯̳͚̜̟̜̪̦͖̬͙̼̜̪̹̟̓͂̏͐̆̈́͌͛̿̃̒̃͆̌̆̀̅̊͊̕͝ ̵̡̧̧̯͚̖͙̟͉̯̣̭͉̬̯̰̻̙̣̜̩͓̟̺̤̣͇̦̺͖̳̳̫̈̓́̀̊̐̽͐̓̆̇͂͒͗̾̏͂̒̋̓̐̋̎̇̽̆̌́̆̊͘͜͝ͅñ̷̨̨̛̞̼̜̭̪͙̻̭̃̄̅̈́̏̒͗̿̎̓̋̀̌̆̾̆̋̔̓͋̃̊̽̊̌͘̕͠ų̴̨̥̯̣̮̦͕͇̭̼̘̼̝͙͎͈̟̞͍̍̓͋͂͛̌̄̈́̔̒̈̿̃̐̊̍̌͊̇͑̃̏͌̄̕͝n̵̨̡̖̠͇̥̩̼̺͕̝̩̼̈́̎̏͝c̸̛̙̭͛̅̾̽͒̾̌͛̓͛̽̓̎̾̍̋͆͆̂̐̔̈́͘͝ȃ̴̪̭͎̩̱̘͔̜̫̰͔͓͉̜͎͕̮͚͈̆̏̂̍̇͐͐̅̓́͒̋̽̅̉͛̽̏͂̋͂̕͠ͅ ̵̨̣̰͍̝̗͎̩͚͎̰͕͎̠̠̞̞̱̆̉̂̀̒̌̏̍͜p̴̨̛̛̟͔̠̭̣̼̰̤̠̟̼̞͉̎̅́̎̄̏̑͊́͑̂͆̿͆̓͌́̍̈̂̾̂̔̓̈̚͠͠ư̸̡̨̨̫̼̘͎̺͚̘̯̼̹̟͕͍͔͚͔̻͚̊̇̑̽͒́͑̽̉̆̉͘͝͝è̶̢̡̨̨̛̠̲̘̠͍̣̹̯̘̤̰̥̙͕͓̭͇̱̫͕̼͐̏̌̔̊̿̇̅̒̂́͑͊͌̊͐̈́͌́̽͜d̵̡̡̯̤͚̗̳̬͇̦̲̮͓͔̭̻͉̫̼̗̝͗́̑̿͒͜͜ͅe̸̡̥̳͈͉̳̻̫̜̫̻̘̞͎̝̰̰̽͑̿͜s̵̡̭͖̯̪̘̟̙̤̱͈̞̪̩̳̈́̉̃́̄̇͗͆̄̈̌̓̾̊̏̌̕̚̕͠͝͝͠ ̵̧̛̛͇̺̞̩͓̳͚̹̲̟͓̹̀̃̊̀̑͐̀̀̂͊̌͂̀̎̈́̊̚͘̚͜ͅͅͅd̷̡̗̫͚̼̫̤̼͈̩̳̜̃͆͂̎͘͘͘͝e̶̢̨̛̳͇̥̤̤̥̘͇̪̜̪̼̻̣͆̄̊́͐̔̕͝c̵̢̛̠̲̫͚̯̖͍̞̣͕̟̀̎́́̈̍͐̂̏̑͂̑̽̈́̑͒̽̈̈́͂̂̈́̅̕͘͜͠͝ͅî̸̢̢̬̖̦͚̻̹̤̥̹̯̜͔̘̖̰͕̘̘̲̗̻̭͇̫̻̪̿̊͗̿͜ͅd̸̡̡̢̡̡̦͎̜̼̤̠̥̣͎͉͍̞͔͖͖̮͇̱̩̭̩̭̟̻̞͔̼̣̈́̊i̴̡̛̥̹̲̱̟͎͇̮̠̳̼̹̞̮̩͗̊͂̈́̿̽͌̆́̌̿̑̅̓̒͛͘̚͝͝r̴̡̛͚̱͍̻̜͙̺̈̊͗̋͆́̀ͅ ̵̧̧̨̛̹̰̝̱̙̦͓̪͇̝͓̗̯̖̘̥̜̩͈͇̪̲̉̏́̃͐̐̎̃̒̏͋̊̈̔͗̉̋̉̈́͝ͅq̶̮̼̲͍̠̓̅́̃͛̽̋̾̒͂̍͛̓̅́̾̃͑̈́̑͆̕̕͝͝͝u̴̧̢͙͔̩̬̗̣̻̱̲̗̗͔͖̮͙̪͕͙͓͉̘̗̙̘͚̐͑̍̏́͒́̍̏̈́̄͌̊̍͗̾͗̌̃̀͐͛̚̚̕͘͜͝͠͠é̷̠̩͚̖̜̝̞̟͈͇̗̰̞̞͍͆ͅ ̷̢̛̻̳͔̣̯̳̫̲̝̃̍͐͊̑̽̓̋̾͆̇̀̏̀̄̀̓͋͂͐̾̄̌͌͑̊̆̕͘͠͝͠ę̶̡͉̥̺̯̩͇̫̇̇̿̋̃̕s̸̢̨̛̬̙̫̖̩̠̩̩͎̣̯͔͓̺̙͙̹̭͎̗̣͉̤͈̱̣̾͐̑͑͐̑́̐͛̈́̿̓͆̏̉̿͑̌͌̆̿̈́͂̊̽̅̽̕͜͝͠ ̷̧̡̺̹̱̩͉̘͈͖͉̣̼̪̠̟̼͓̯̤̟̜̣͇̼̞͈͍̣̥͓̗̃̎̒́͜ͅͅl̷̨̢̧̲̝̭̯̙̰͇̣͇̖͚͕͉̩̫͙̺͖͔̩̙͙̔̈́̾͂̅̾̔̊͆̋̊͑͌̀͊̏̏̏̇̒̐̕͘͜͜͝͝ͅơ̵̡̡̪̮̝̘͓̙̗̭̳̜̼̗̺̝̦̞͓͉͉͚̯̭̤͙̮͓͚̫̝̙͛̈́͌̋̄͗̎̒͊͛͆̊̑̍̐̍̎̓̇́͐̀͆̚͘̕͜ ̴̝̬̹̦̘̳͇͍̬͎̙̱̜̌͛̉̅̋̽̌̇̄̅͘ͅq̸̢̛̹̩͇͇̣̝͔̜͇̖̭̖͎̪͈̖̞̯̱̮̼̩̣̮̣͚͔̃̑͊́̍̈́̄̑͛͑̉̈́̇͆̅̏͐̋̀̅̐̊̚͝ů̶̢̧̡̧̖̬̫̰͚̯̞̻͍͉̱̖̰͎̥̺̪̰̝̥̬̬̲̜͖̞̒̊̎ͅͅę̷͕͍̼̹̣͈͉̹̗̭̗̐͛̓̓̊̈́̃͗̃̐̓̇́͋̃́́̄̈́̐͗̔̄̈́͘̚͜ ̶̢̡̛̲̖̞̙̝͈̦͉͕̘̜͍̗͈̼͙̳͉̞͎͖̜͖̰͑̾̂̀̾̂͗̀͘ͅș̷̢̦͚̳̝͙̻̙̯̱̲̻̰̀̿̋͛͐̂͑̒͒̇̀̈́̈̀͒͂̊̽́͘͠e̵̡̢̡̨̧̖̼̞̘̥̗̭̜͉̣͚̦͓͇̠̭͙͚̜͇̘͓͓̠̽͛̐͆̇̓͊̋̔̍́̀̽̉̊̄͂̿̋̇̅͠͝͠͝͝͠ ̷̢̧̨̣͍̝͙͙͕̲̞̫̪̞̹͙͇̩͕̖̝̲̳͈̱̼̰͚͖͙̬̲̓̉̿͜͝͝r̵̛̛̛̪͉̅̔̄̈́̒̔̌̓̀͑͋̾́̾̾̾͌͂́̉̚̕̕͠͝͝͝e̶̺͔̥͔̤̙̊̅̎͒̃̊̔͘̕ͅc̵̡̡̛̪̹̻̥͕̦̟̦̘̝̺̙͊̉̀̎͋̇͌͋͆͗̀͑̇̋͊͆̒͐̐́͝͠͠ư̷̧̧̢̢̠̹̖̠̠̮͚̪͍͔̦͚͙̺̼̣̯̦͍̻͉͚͍̤̇̒̾̅̆̔͐̾̒́͛̔̊͌̇̍̚̕̚͝͠ͅͅę̸̡̢̢͇͇͓͎̗̖̫̤̻̳͎͎̜̠̯͙̫͖͉͚̟̜͐̍̏͊̑̊̒̌̽̏̅͑̀͝ͅr̵̛͔̖̱̣̀̈́͒̆̃̓̌̋̽̂͑̈̊̓͝d̷̳̰̟͉̒̃̊̂͐͛͂̃͊̋͆̉̋̎̈́͋̓́͒̋̓̒̌̕a̵̢̨̧̳͕̩̘̠̟̜̥̪̙͓̲͉̘̼̝̼͕̞͂̓̏̐̄͗̋͗̍̇́ͅ ̸͕͂c̷̫̫͔̝̜̪̃̇̍͠ờ̶̡̢̨̱̩̬̘̱̜̯͔̹̰̖̤̺̹̠̂͗̀̈́͂͆̄̄̒̀̉̔̿̌̒͝ͅͅͅͅr̸̬̱̰̫̪̥̫̘̺̰̐͂̄͆͒̌̑͒̀́͐̽͐̆̍̽͘ȓ̵̛̛͙̐̽̾͑́͒̑̒͆̎̿͗̚͝͠͝e̷̢̛͇̬̝̘̬̭̖̰̩͔̗͗̓̓̔̈́̐̑̑̈̌́͛̓̄̇̓̌́̓͗̑͐̅̚͠c̷̨̭̫̬̪͍̞̯̠͔̳̟̞̳̖̠̗̟̦̝̳͕̺̖̰̹̬̰͌̇̉̊ͅṯ̴̙̱̖̦̐͆̒a̶̧̧̨͍̗͚̘͉̣̙̤̥̙̭̻̣̣̪͈̰̖̎̑̄̍͒͌͗͛͜͝ͅm̶̛̛̗̭̭̜͇̪̯̫̮̬͍̳̲̥͎̭̤͇̤̄̈́̈̅̔̌͌̊̍͊͌̓́̉̚͜͜ͅe̸̢̨̯̪̠͎͈͓͉̻̮͚͙̦͍̞̳̭̻̗̦̳͚̖̩̊̈́͒̔̆̈́̿̓̀̽̈͊͛͘ń̷̛̛̦̤̭͎̮͕̋̽̿̇̍̐͗̂̈͒̅́̇͐͂̿͒͛̎͑̈́͝t̵̢̯̺̱̠̠͙͓̟̱̺̠̝͈̣̥͓̟͎̎̌̑͒̏̂̌̄̾̀̃̆̚͠ͅe̸̡̡̛̬͇͓̤͉̪̬̙̓̀̅̿̏͑́̉͑”̵̧̡̢̧̤͓̱̮̯͇̮̭͇̜̞̻̻͉̣̞̩͚͎̎̾͂̈́͛̆͂͂͝͠͝.̴̨̢̨͖̺̞̹͕̟̹̞̥͖͓͓̭̼̳͍̜̝̖̯̱̫̾͐̇̓̀̀̐́̇̀̊̈͒͂͐̑̄̚͘͜͜͜͠ͅ

̶̨̧̠̹̲̙̭̼̣̰̬̫̼̜̠̟̔̈́̌͜

TXT_Code_2

Mi traductor ha logrado procesar fragmentos que parecen pertenecer a una tradición literaria.

░L░a░ ░m░e░m░o░r░i░a░ ░n░o░ ░e░s░ ░u░n░a░ ░m░a░g░n░i░t░u░d░ ░f░i░a░b░l░e░ ░e░n░ ░u░n░a░ ░v░i░d░a░.░ ░N░o░ ░l░o░ ░e░s░ ░p░o░r░ ░l░a░ ░s░e░n░c░i░l░l░a░ ░r░a░z░ó░n░ ░d░e░ ░q░u░e░ ░n░o░ ░a░n░t░e░p░o░n░e░ ░l░a░ ░v░e░r░d░a░d░ ░a░ ░t░o░d░o░.░ ░N░o░ ░e░s░ ░n░u░n░c░a░ ░l░a░ ░e░x░i░g░e░n░c░i░a░ ░d░e░ ░v░e░r░a░c░i░d░a░d░ ░l░o░ ░q░u░e░ ░d░e░c░i░d░e░ ░s░i░ ░l░a░ ░m░e░m░o░r░i░a░ ░r░e░p░r░o░d░u░c░e░ ░u░n░ ░s░u░c░e░s░o░ ░c░o░r░r░e░c░t░a░m░e░n░t░e░ ░o░ ░n░o░.░ ░L░o░ ░d░e░c░i░d░e░ ░e░l░ ░i░n░t░e░r░é░s░ ░p░e░r░s░o░n░a░l░.░ ░L░a░ ░m░e░m░o░r░i░a░ ░e░s░ ░p░r░a░g░m░á░t░i░c░a░,░ ░e░s░ ░i░n░s░i░d░i░o░s░a░ ░y░ ░a░s░t░u░t░a░,░ ░p░e░r░o░ ░n░o░ ░d░e░ ░u░n░ ░m░o░d░o░ ░h░o░s░t░i░l░ ░o░ ░m░a░l░i░c░i░o░s░o░;░ ░a░l░ ░c░o░n░t░r░a░r░i░o░,░ ░h░a░c░e░ ░t░o░d░o░ ░l░o░ ░p░o░s░i░b░l░e░ ░p░o░r░ ░s░a░t░i░s░f░a░c░e░r░ ░a░ ░s░u░ ░a░m░o░.░ ░A░l░g░u░n░a░s░ ░c░o░s░a░s░ ░l░a░s░ ░e░m░p░u░j░a░ ░h░a░s░t░a░ ░e░l░ ░v░a░c░í░o░ ░d░e░l░ ░o░l░v░i░d░o░,░ ░o░t░r░a░s░ ░l░a░s░ ░r░e░t░u░e░r░c░e░ ░h░a░s░t░a░ ░l░o░ ░i░r░r░e░c░o░n░o░c░i░b░l░e░,░ ░o░t░r░a░s░ ░l░a░s░ ░m░a░l░i░n░t░e░r░p░r░e░t░a░ ░e░l░e░g░a░n░t░e░m░e░n░t░e░,░ ░y░ ░a░l░g░u░n░a░s░,░ ░l░a░s░ ░m░e░n░o░s░,░ ░l░a░s░ ░r░e░c░u░e░r░d░a░ ░n░í░t░i░d░a░ ░y░ ░c░o░r░r░e░c░t░a░m░e░n░t░e░.░ ░T░ú░ ░n░u░n░c░a░ ░p░u░e░d░e░s░ ░d░e░c░i░d░i░r░ ░q░u░é░ ░e░s░ ░l░o░ ░q░u░e░ ░s░e░ ░r░e░c░u░e░r░d░a░ ░c░o░r░r░e░c░t░a░m░e░n░t░e░”░.░
*Karl Ove Knausgard, La isla de la infancia

El txt habla de memoria y recuerdo. Hay frases que parecen aleatorias: «interés personal».

1 // Search_ “persona” 
__ Préstamo (s. XIII) del latín persona ‘máscara de actor’, ‘personaje teatral’, voz de origen etrusco. Por metonimia pasó de las acepciones teatrales a designar al individuo mismo, generalizándose al ser de la especie humana.

2 // Search_ “individuo”
__ Individuo ​ se refiere a una unidad frente a otras unidades en un sistema de referencia


Bea:  https://www.tumblr.com/blog/nuevaalquimia


Jamel: https://www.instagram.com/p/CFor3NXlcKB/?igshid=180rnqzjf5ix0

Diana: https://mobile.twitter.com/a9Dxmg8WSlgbrZZ 

Ana María: https://herbolariavirtual.wordpress.com/2020/09/29/oraculo/

Laura: https://mega.nz/file/8Z5hiAwb#iD_WtrV9WSQ1wQj-3qnbP25pKhPaReLKfzrrCxwaWiQ

Clarice Lispector: «Vivir es mi código y es mi enigma»

Collage elaborado por Marcela Ribadeneira (cortesía de la autora)

Pueden ver más de la obra de Marcela haciendo clic sobre su nombre.

Este texto fue publicado originalmente en la edición de marzo 2020 de CartónPiedra.

■ Revelación de lo mínimo

Ser hija de Mania —tal era el nombre de su madre— fue determinante en la escritura de Clarice. Si cambiásemos una tilde en el nombre materno, la escritora habría sido hija de manía. En cualquier caso, Chaya Pinkhasovna, su apelativo original, es, de acuerdo con la mitología, hija de una diosa: Mania era la diosa de la muerte en la mitología etrusca y romana; Manía, en cambio, una de las deidades griegas de la locura. Una tilde de diferencia y hubiera cambiado todo el marco referencial, aunque quizá no su sino.

La madre de Clarice —dice Benjamin Moser— fue violada en la Primera Guerra Mundial y contrajo sífilis[1]. En el este de Europa la creencia popular decía que un embarazo podía sanar a una mujer afectada por esta enfermedad, así que Clarice nació de este afán de salvación, al que le sobrevinieron la frustración y la culpa. La madre murió diez años después de su nacimiento. Tener consciencia de los propósitos para su existencia, marcó su literatura.


«Para llegar a uno mismo hay que pasar por el otro, para ser sujeto hay que ser primero objeto y arte: al menos así ocurre en la mejor literatura», dice en un texto sobre Clarice Lispector Jorge Carrión del New York Times.

Clarice es arte, es lenguaje, es lo que escuece y devenir. Su obra es una incesante reflexión sobre el lenguaje, sus límites y lo que se escamotea en las palabras. La tentación del silencio. Entre sus textos se encuentran lo mismo novelas, cuentos, crónicas, textos inclasificables, que consejos de seducción en revistas de moda —la belleza de la frivolidad—, reflexiones sobre la modernidad y el desarrollo, el concepto de saudade o la imperiosa necesidad de escribir. En ella se conjugan «la mirada, a la vez visionaria e implacable, la consagración del instante y la importancia de lo aparentemente banal»[2]. Su obra es, como el título de uno de sus libros: la Revelación de un mundo; la revelación de lo mínimo.

La autora de Cerca del corazón salvaje no solo es considerada, junto con Guimarães Rosa, la gran escritora brasileña de la segunda mitad del siglo XX, sino que su obra es uno de los objetos de estudio favoritos de la crítica. Aunque gozó de reconocimiento en Brasil mientras vivía, las traducciones e internacionalización de sus obras la consagraron.

Pero hay también en la obra de la brasileña un cierto hermetismo, una pulsión de lo abyecto, lo ominoso, que se articula en lo que Yudit Rosembaum, crítica literaria paulista especializada en la obra clariciana, llama «una potencia revolucionaria de lo que se entiende como el ‘mal’»[3]. Jorge Luis Barrios, en su ensayo El cuerpo disuelto: lo colosal y lo monstruoso, dice que, en el arte de posguerra del siglo XX, pasando por los escritos de Bataille, Gênet, Lispector, Burroughs, hasta las estéticas ciborg, buena parte de la producción profundiza «en lo informe para subvertir los usos ideológicos de lo bello y lo sublime». En los autores mencionados habría una problemática «de la destitución del sentido moderno del sujeto y de los usos sociales, políticos y morales de la burguesía, y las contradicciones y perversiones que anidan en su discurso»[4].

Es así como llegamos a una de las novelas más sobresalientes de Lispector: La pasión según G. H., publicada originalmente en 1964. Con esta obra, la autora pone de manifiesto conflictos de clase que la sociedad brasileña había mantenido ocultos. La obra se desarrolla enteramente en la habitación de la empleada —que ha sido despedida— y nos permite, por un lado, una lectura sobre la clase burguesa aún dependiente del servicio doméstico —ligero vestigio colonial—, a la vez que devela una mirada sobre lo urbano, lo doméstico y lo animal. Pero más allá de esta lectura, podemos abordar la obra desde un punto de vista filosófico que expande las posibilidades de aproximación.

En La pasión según G. H., Lispector comienza una autoexploración que termina siendo una renovación vital que nos introduce en el devenir menor.

G. H., ceramista y personaje central de la novela, se encuentra haciendo la limpieza del cuarto de Janair, la expleada y, a partir del encuentro con una cucaracha en el armario —a la que termina matando y, finalmente, ingiriendo— comienza una autoexploración que termina siendo una renovación vital que nos introduce en uno de los conceptos más interesantes de la filosofía contemporánea: el devenir menor, planteado por Deleuze y Guattari.


Una breve explicación: François Zouravichvili, explicando a Deleuze, nos dice que ‘devenir’, es en primer lugar, cambiar y mudar las relaciones con los elementos habituales de nuestra existencia. Esto a la vez, implica «la inclusión la un afuera: entramos en contacto con algo distinto de nosotros mismos, algo nos pasó». En segundo lugar, implica un encuentro: «uno se convierte a sí mismo en otro que en relación con otra cosa»[5].

En el ensayo «De arañas y cucarachas: Devenir-animal y la potencia de lo abyecto. Un acercamiento a La pasión según G. H. y Aracne»[6] se plantea que este proceso se realiza en dos instancias, primero, la protagonista deviene mujer-sí-misma en cuanto toma consciencia de sí; y, en segundo lugar, deviene animal, cucaracha, por medio de la ingesta, pues halla una zona de indiferenciación: «Tenía yo en la boca la materia de una cucaracha, y por fin había realizado el acto ínfimo. // No el acto máximo […] Por fin mi envoltura se había roto realmente, y yo era ilimitada. Por no ser, yo era»[7]. G. H., en uno de los fragmentos enuncia la fórmula del devenir menor (N-1) propuesta por Deleuze y Guattari en Mil Mesetas: «Cuando me hallaba sola, no se producía un desfondamiento, tenía solamente un grado menos de lo que yo era»[8]

Igual que sucede con Proust o Kafka, la literatura se anticipa al pensamiento de Deleuze y Guattari, pues el libro de Lispector se escribe catorce años antes que la enunciación de la fórmula del devenir. Acontece en la obra de Lispector lo que en dijera en Un soplo de vida: vivir se convierte en un código y un enigma.


[1] Esta es una teoría planteada por Benjamin Moser en Por qué este mundo. Una biografía de Clarice Lispector (Siruela, 2017); sin embargo, no es un hecho probado.

[2] Elena Losada Soler (2001). «La palabra visionaria», Revista de libros.

[3] Yudit Rosembaum (2006). Metamorfoses do Mal: Uma leitura de Clarice Lispector. São Paulo: Editora da Universidade de São Paulo, 11-12.

[4] Jorge Luis Barrios (2010). El cuerpo disuelto: lo colosal y lo monstruoso. México: Universidad Iberoamericana, 105.

[5] François Zouravichvili (1997). «¿Qué es un devenir para Gilles Deleuze?», Reflexiones Marginales.

[6] Andrea Torres Armas (2019). Linha Mestra, n.º 38, p. 66-72. DOI: https://doi.org/10.34112/1980-9026a2019n38p66-72

[7] Clarice Lispector (2013). La pasión según G. H., 174.

[8] Lispector (2013: 25).

LAS OLAS, DE VIRGINIA WOOLF | reseña sobre un cuerpo que lee

Yo

Leo. Me acuesto bocabajo y noto cómo, de repente, mi cuerpo emula el vaivén de las olas.
Se repliega sobre sí mismo.
Se expande y se contrae: mi pelvis como las palabras.
—Sal.
—Silencio.
—Espuma.

Estoy siendo por fuera del tiempo. Me dilato.
Nadie puede acceder a lo que pienso verdaderamente.

La exteriorización de las palabras puede falsear el mundo, pero el cuerpo no puede falsear el ritmo.

Soy las palabras deslizándose desde mis ojos hasta la entrepierna.

Ella


«I am writing to a rhythm and not to a plot».

Virginia Woolf


El espacio entre las dos

Dice Bernardo: «Nuestras palabras nos funden el uno en el otro. Y entre ambos, formamos una especie de territorio impregnable» (p. 11)*.

Eso somos hoy, Virginia. Palabras formando territorios. El pliegue de las olas sobre sí mismas. Aquel que cree que su cuerpo es rizoma y se extiende al universo. Él pasando a ella que piensa en otro. La multiplicidad.


Pienso en esta obra y no puedo dejar de emparentarla con el Ulyses, de James Joyce; En busca del tiempo perdido, de Marcel Proust y, aunque posterior, La nave de los locos, de Cristina Peri Rossi.

Creo que este texto se podría analizar desde Borriaud y su idea del radicante; desde Deleuze y el rizoma. Pienso en dos elmentos esenciales: la novela como subversión cognitiva y el relato en sí mismo como creador de sentido


¿Cuál es nuestra posición como lectores frente a un texto?

* Referencia bibliográfica: Virginia Woolf, Las olas, trad. de Lenka Franulie (Facultad de Ciencias Sociales-Universidad de Chile, 1996-2000).

Fin y principio | Wislawa Szymborska

Hoy, que en esta latitud equinoccial es Mushuk nina, la Fiesta del fuego nuevo y además el Día de la poesía, quiero dejarles este poema de la escritora Wislawa Szymborska, premio Nobel de Literatura en 1996. Que esta pandemia nos coja con esperanzas renovadas para afrontar lo que se viene.

A continuación el poema leído por mí y el texto:

Fin y principio (1993)

Después de cada guerra
alguien tiene que limpiar.
No se van a ordenar solas las cosas,
digo yo.

Alguien debe echar los escombros
a la cuneta
para que puedan pasar
los carros llenos de cadáveres.

Alguien debe meterse
entre el barro, las cenizas,
los muelles de los sofás,
las astillas de cristal
y los trapos sangrientos.

Alguien tiene que arrastrar una viga
para apuntalar un muro,
alguien poner un vidrio en la ventana
y la puerta en sus goznes.

Eso de fotogénico tiene poco
y requiere años.
Todas las cámaras se han ido ya
a otra guerra.

A reconstruir puentes
y estaciones de nuevo.
Las mangas quedarán hechas jirones
de tanto arremangarse.

Alguien con la escoba en las manos
recordará todavía cómo fue.
Alguien escuchará
asintiendo con la cabeza en su sitio.
Pero a su alrededor
empezará a haber algunos
a quienes les aburra.

Todavía habrá quien a veces
encuentre entre hierbajos
argumentos mordidos por la herrumbre,
y los lleve al montón de la basura.

Aquellos que sabían
de qué iba aquí la cosa
tendrán que dejar su lugar
a los que saben poco.
Y menos que poco.
E incluso prácticamente nada.

En la hierba que cubra
causas y consecuencias
seguro que habrá alguien tumbado,
con una espiga entre los dientes,
mirando las nubes.

Necropolítica y biopoder en tiempos de pandemia

Sé que esta publicación no sirve para nada, pero no he podido dejar de pensar en la necropolítica y el biopoder (Achille Mbembe y Foucault me acompañan). Recordemos que la necropolítica, más que el derecho a matar, presenta la posibilidad de exponer a otros a la muerte (inserte aquí su población vulnerable favorita: adultos mayores, poblaciones empobrecidas, cuerpxs otrxs, grupos que deberían contar con atención prioritaria, pero son precarizados).

La escritora y activista Clara Valverde nos decía en una entrevista para Kaos en la red que la necropolitica


«Es la política basada en la idea de que para el poder unas vidas tienen valor y otras no. No es tanto matar a los que no sirven al poder sino dejarles morir, crear políticas en las que se van muriendo.

Los excluidos son los que no son rentables para el poder ni para implementar sus políticas. Son los que no producen ni consumen, los que, de alguna manera, sin querer y sin saberlo en la mayoría de los casos, solo existiendo, ponen en evidencia la crueldad del neoliberalismo y sus desigualdades».

Ante esta realidad solo nos queda la empatía radical; es decir, ponerse en el lugar del otro; mostrar lxs otrxs que su sufrimiento nos incumbe. Pero mostrar aquí no implica quejarnos en redes sociales rasgándonos las vestiduras o exponiendo nuestros privilegios, podríamos hacer centros de acopio de artículos de primera necesidad en nuestros barrios, coordinar con instituciones como el cuerpo de bomberos y gestionar ayuda humanitaria. Es cierto que todos nos expondríamos (habrá que tomar medidas sanitarias si logramos hacer algo). La cosa es que, al final, la empatía radical se fundamenta en darnos cuenta de que lxs otrxs no son tan diferentes que nosotrxs mismxs.

Y ya, ya que me puse a escribir, invoquemos a Whitman:

«Me celebro y me canto,
y todo lo que asumo, tú también lo asumes
porque cada átomo que me pertenece también te pertenece».

La sirena negra: el seductor canto de la muerte | Reseña

Breve reseña de la novela de Emilia Pardo Bazán, publicada en 1908.


Del relato homérico aprendimos las advertencias que le hiciera la soberana Circe a Odiseo para cuando se cruzase con las sirenas:


Primero llegarás a las Sirenas, las que hechizan a todos los hombres que se acercan a ellas. Quien acerca su nave sin saberlo y escucha la voz de las Sirenas ya nunca se verá rodeado de su esposa y tiernos hijos, llenos de alegría porque ha vuelto a casa; antes bien, lo hechizan éstas con su sonoro canto sentadas en un prado donde las rodea un gran montón de huesos humanos putrefactos, cubiertos de piel seca. Haz pasar de largo a la nave y, derritiendo cera agradable como la miel, unta los oídos de tus compañeros para que ninguno de ellos las escuche. En cambio, tú, si quieres oírlas, haz que te amarren de pies y manos, firme junto al mástil —que sujeten a éste las amarras—, para que escuches complacido, la voz de las dos Sirenas; y si suplicas a tus compañeros o los ordenas que te desaten, que ellos te sujeten todavía con más cuerdas[1].

Odiseo y las sirenas

¿Hay alguien que nos advierta sobre la seducción que ejercen los cantos de la muerte sobre los hombres? Quizá pudiéramos aventurarnos a decir que lo hace Emilia Pardo Bazán en La sirena negra, publicada en 1908. Difícil de encasillar en un movimiento específico, esta novela juega con los lindes del realismo, del naturalismo y aun con el surrealismo.

Las reflexiones teosóficas y sobre «la Seca» —alegoría de la muerte— son el centro de las cavilaciones y el eje conductor de las acciones de Gaspar de Montenegro, el protagonista de esta obra: un aristócrata potentado desilusionado de la vida. La narración, mayoritariamente en primera persona con diálogos interpolados, se inicia in medias res, mientras Gaspar camina en medio de la noche, presentando así los rasgos de una ciudad cosmopolita. La narración está en presente, aunque recurre a analepsis y prolepsis para darnos a conocer la vida, no solo de Gaspar, sino la de su hermana, Camila; el pequeño Rafaelín, objeto de sus afectos (no es un decir, existe una cosificación del infante), quien será adoptado por Montenegro tras la muerte de Rita Quiñónez para satisfacer el ansia de paternidad del desencantado.

Como un rasgo propio del naturalismo, ecografía de la vida de inicios del siglo XX, la obra abunda en descripciones de situaciones y lugares que nos acercan a la psicología de los personajes. Con un lenguaje refinado y preciosista, la obsesión con la muerte se expresa constantemente. La situación de privilegio del varón aristócrata se manifiesta no solo en los modos de vida, sino también en la asimetría de las relaciones de poder que ejerce sobre su herma, a quien mira como inferior en dotes y carácter, e incluso con Annie, la preceptora del niño, cuyo cuerpo será también objeto de deseo y que terminará violentando solo para dar cuenta de que la violencia y el poder se ejercen sobre los cuerpos vulnerables solo porque se puede.

Narrada con gran maestría, esta novela hace gala de diversos recursos narrativos que nos llevan a presenciar las aspiraciones más nobles y los deseos y actos más concupiscentes del hombre, no del ser humano. Al respecto, nos dice el protagonista en un soliloquio: «El “género humano” es el vocablo más vacío de sentido; no hay humanidad, hay hombres»[2].

La danse macabre

Particular atención merece el capítulo quinto, que se desmarca del resto de la obra para, en un flujo de consciencia, llevarnos por un sueño premonitorio de la muerte que evoca a las Danzas macabras tardomedievales.

La muerte, indefectible e inescrutable, se presentará ante Baltazar, pero no le alcanzará. Los cantos de la Sirena Negra, que acapararan la vida entera de este hombre, serán el augurio de ese montón de huesos humanos putrefactos que se presentan ante cualquiera que no sea Ulises.


[1] Homero, «Canto XII», Odisea (Madrid: Cátedra, 1987), 40.

[2] Emilia Pardo Bazán, La sirena negra (Biblioteca Virtual Universal-Editorial del Cardo, 2006), 2.


Sobre la autora

(La Coruña, 16 de septiembre de 1851-Madrid, 12 de mayo de 1921). Condesa de Pardo Bazán, novelista, periodista, feminista, ensayista, crítica literaria, poeta, dramaturga, traductora, editora, catedrática y conferencista española, introductora del naturalismo en España. Aunque se postuló tres veces, nunca llegó a ocupar un lugar de la RAE. Ciertos ‘caballeros’, miembros de la Academia, como Juan Valera, se opusieron a su incorporación aduciendo ‘argumentos’ como que su «su trasero no cabría en uno de los sillones de la RAE».

Poeta en Nueva York, de Federico García Lorca | Reseña

Diorama bolsillo Poeta en Nueva York Federico García Lorca
Diorama de bolsillo Poeta en Nueva York

Escrito entre 1929 y 1930 durante su residencia en la universidad de Columbia, Poeta en Nueva York (originalmente Nueva York en un poeta) fue publicado de manera póstuma (1940) con diferencias estructurales entre sus versiones española y bilingüe.

Nueva York es una ciudad que impresiona sobremanera a García Lorca: exuberante y voraz; despersonalizada a ratos o con multitudes agobiantes, es una metonimia de la vorágine y de la ciudad en sí misma. Su estética habría estado inspirada en el Manifiesto surrealista; supone una renovación en el aspecto formal y se aleja de aquella poesía de corte hispanista de Romancero gitano; sin embargo, el tema de los otros, los rechazados, es un punto en común. Lo que en el romancero fueron los gitanos, lo serán los negros de Harlem en este poemario.


Están presentes la arquitectura; la música, el baile; la aversión a la ética protestante —y al culto— visto desde la óptica de un católico andaluz; la soledad, lo abyecto, la muerte y el impacto del crash de la bolsa de valores. «Geometría y angustia», dice García Lorca.
El poemario no expresaría una vivencia personal (como anécdota), sino una visión onírica y subterránea de la ciudad.

Aquí algunos fragmentos de mis poemas favoritos:

«No preguntarme nada. He visto que las cosas
Cuando buscan su curso
Encuentran su vacío». “1910 (Intermedio)”

«Yo tenía una niña.
Yo tenía un pez muerto bajo la ceniza de los incensarios».
“Iglesia abandonada (Balada de la gran guerra)”

«La mujer gorda, enemiga de la luna, corría por las calles y los pisos deshabitados […]
y llamaba al demonio del pan por las colinas del cielo barrido y filtraba un ansia de luz en las circulaciones subterráneas. Son los cementerios, lo sé, son los cementerios y el dolor de las cocinas enterradas bajo la arena. Son los muertos, los faisanes y las manzanas de otra hora los que nos empujan en la garganta».
“Paisaje de la multitud que vomita (Anochecer de Coney Island)”

La posibilidad de una isla

Escribir sobre nosotras mismas, sobre nuestra escritura, a veces nos hace recordar que «ninguna mujer es una isla», parafraseando a John Donne.

Ilustración Dusteam para Revista Tangente Gecko UArtes
Ilustración de Dusteam para Tangente n.º 6

Una deconstrucción siempre tiene como objetivo revelar la existencia de articulaciones y fragmentaciones ocultas dentro de totalidades aceptadamente monádicas.
Paul de Man

*

Llevo meses con la hoja en blanco y haciendo las lecturas mínimas. Leer es un ejercicio de confrontación. Leer algo ‘inadecuado’ en un estado de vulnerabilidad puede ser iluminador o una forma más de descender. He pensado mucho en el viaje, en la exploración, en la literatura, en esa catábasis y anábasis que se suceden; en que leer y escribir pueden presentar esa misma dualidad del pharmakon y la naturaleza vectorial del viaje hacia las costas o al interior de una misma. 

Repasando mis bitácoras he visto que, sobre el papel, una no puede volver sobre las experiencias, pero sí seguir las huellas, remontarse al rastro: ¿autohistoria o ficcionalización de la vida? Ahora mismo, esta escritura es ese proceso de ida y vuelta, arqueología de mí misma. Yo, mujer-andina-escribiéndome-en-el «hervidero del hampa huancavilca» —como dice el Tush—, me asimilo como si fuera una isla: voy a buscarme caminando el río. ¿Qué ha pasado desde el descenso desde los 3078 m s. n. m., en que estaba mi casa, hasta venir a esta «tierra del prado hermoso asentada en la región del Quilca?».

**

Cuando me mudé a Guayaquil empecé una bitácora al estilo de las crónicas de Indias y los diarios de viaje de las expediciones científicas. «T. Señora de las altas tierras», se titula. La primera entrada decía:

Me gustan los números. Yo misma me considero un punto cero de referencia. En los 11 810 días que han trascurrido desde el día en que nací hasta que se inicia este documento, cientos de cifras me han acompañado: conjuntos, fechas, distancias, coordenadas, magnitudes… El más reciente número significativo: 3078 —añádase a la cifra la sigla de metros sobre el nivel del mar—. Mis dominios allende los Andes se extendían sobre esa altura.

Han pasado 3528 horas (y contando) desde que Tobi, el ‘adelantado’, partió de Quito para establecer nuestra base en Santiago de Guayaquil. 2° 8’ 12,1’’ Sur; 79° 53’ 29,5’’ Oeste son las coordenadas que mi explorador escogió para establecer la embajada de Tobisburgo y Nueva Teledonia. La locación se ubica a 1,4 km hacia el oeste del río Daule. El sector en que nos ubicamos es conocido como Sauces 7, este será el punto de partida y de retorno para nuestras expediciones durante los próximos cuatro años. Vine a estudiar Literatura. Me gustan los números, sí, pero la palabra me atraviesa.

Nada queda ya de esa voz impostada. Las entradas de la bitácora han ido menguando con el paso del tiempo. Soy, en notas adicionales, una pésima escritora de viajes, más si la intensidad de la vida me abruma tanto que ni siquiera puedo sentarme a escribir al término de los días o los lugares. Hay días en que me debato entre vivir y escribir, como si de alguna manera no fueran para mí la misma cosa. Guayaquil, quizá con la expansión de mi caja torácica en la que ahora cabe más oxígeno, me ha regalado nuevos matices en la voz y el sonido del flujo del agua.

***

Soy, a veces voz,
a veces cuerpo
a veces nada.

****

Ahora mismo entiendo las identidades como tránsito. Me reconozco como un sujeto sonoro en movimiento, aunque mi musicalidad actual sea una mera contingencia (¡maldigo al zapatero que hizo que el cierre de mis botas favoritas parezca un cascabel!). Pienso en ese verso de Drexler: «No estar en, sino ser el movimiento», que quizá para Deleuze sería: «No definirse, sino haceos rizomas».

Si pienso en esta idea del movimiento, me encuentro con que no solo mi idea de identidad es la que veo como un tránsito, sino que, en efecto, he sido este tránsito identitario y vivencial: cambiando de opinión, posturas críticas, domicilios… Pienso en mi subjetividad, en mi contexto, en mi propio cuerpo como materialización de la transformación del sujeto político. Soy todo el bagaje social, familiar, cultural, mis propias expectativas, aciertos, casos fallidos. Proceso. Esa distancia entre lo que soy y lo que quisiera ser.

La Agrado, de Almodóvar, decía que una es más auténtica cuanto más se parece a lo que ha soñada de sí misma. Eso: lo que soy, cómo escribo, es un perpetuum mobile que oscila entre lo que empecé siendo en la llakta y el infinito.

*****

Si ahora mismo escribo sobre mí no es por onanismo. Vine a Guayaquil a estudiar Literatura. Alguna vez estudié Sociología y no se me permitía escribir sino en tercera persona para denotar ‘imparcialidad’ (una mentira que durante muchos años se han creído los cientistas sociales y los periodistas). En los últimos diez años, además, he trabajado como correctora de textos: mi función se centra en que se entienda —sin lugar a dudas— lo que los otros quieren decir. He postergado mi voz. Ahora, me estoy escuchando.

******

«No saber de uno mismo; eso es vivir. Saber mal de uno mismo, eso es pensar».
Pessoa, Libro del desasosiego.

Este texto apareció originalmente en la revista Tangente, n.º 6, Gecko (Guayaquil, UArtes: diciembre de 2019).

Peces de ciudad

Relato de ficción que proyecta una catástrofe ambiental dentro de diez años. Quisiera que fuese una distopia futurista y no una predicción que de que «El mar era un cementerio sinuoso».

No podía recordar la última vez que entró a un lugar que no tuviera el aire acondicionado encendido. La idea de una temperatura ambiente agradable se había convertido en algo lejano; hacía tiempo que los termómetros no bajaban de los 35 °C. Cuando el mozo se acercó, pensó —con cierto pudor— que era demasiado temprano para pedir cerveza, pero la sed era más fuerte y aún tenía que hacer tiempo. Minutos después, mientras miraba una gota de agua deslizarse por la superficie del vaso recién salido del refrigerador, imaginó que su frente y espalda debían verse igual, empapadas de sudor.

Antes de salir, escuchó la conversación de la mesa de al lado y recordó que debía volver a untarse el bloqueador solar y ponerse la camiseta de mangas largas para evitar las quemaduras. —Ayer el bebe salió quince minutos y regresó rojito como camarón, ya no se puede andar así nomás.

Ataviada y con la maleta al hombro, se encaminó hacia la playa.

Un destello verdiazulado se reflejaba sobre el mar y se emocionó. Apretó el paso, pero al llegar junto a las fibras pesqueras, la imagen que se había figurado se vio corrompida. Miles de botellas plásticas se balanceaban con la marea confundidas con un montón de cadáveres de peces flotando panza arriba. La basura se extendía en el horizonte y el olor fétido se le instaló en el hipotálamo. Hubiera querido descalzarse, extender una toalla y después zambullirse en el mar, pero ya no había ni arena, sino un sinfín de micropartículas plásticas bajo sus pies. El mar era un cementerio sinuoso.

Hace varios años había escuchado de unas islas flotantes en el Pacífico, en el Índico y el Atlántico. Una especie de ingenuidad juvenil le había hecho querer viajar allí, pero cuando descubrió que las islas eran toneladas de basura y no los Uros oceánicos que se había imaginado, se horrorizó. Ahora sabía que esas islas se habían convertido ya en algo similar a las placas continentales y la contundencia de la estupidez humana le pesó sobre los hombros. Hubiese querido que su abuela estuviera ahí. No, mejor no, se hubiera muerto de nuevo del coraje. Ana había escuchado cien mil veces la misma discusión en las reuniones familiares:

—¡Ahora tanto adefesioso comprando platos desechables! Para no más de comer y luego lavar, andar gastando en tonteras.

—Ay, mamá, ¿quién va a estar lavando todo esto? Así es más fácil.

Su abuela sabía. Ana no entendía cómo, en cambio, alguien como su mamá pensaba que era fácil extraer petróleo, procesarlo, convertirlo en plato, distribuirlo en su supermercado de confianza para ser usado por menos de media hora y que luego este regrese a la tierra de la que, inicialmente, nunca debió haber salido.

Escuchó su nombre y se volteó. El resto del equipo de biólogos acababa de llegar. Debían empezar la recolección de muestras. Desde que los plásticos inundaban el mar, los peces que no habían muerto habían tenido que adaptarse. Eran como esos barquitos que vendían dentro de botellas de cristal: diminutos, rígidos y como embalsamados. Peces dentro de escaparates. Peces de ciudad. Ana tendría que averiguar si el consumo de esta mutación tendría efectos dañinos o si era una opción viable, ahora que ya no había nada más.

Este texto fue publicado originalmente por Diario EL TELÉGRAFO (31/12/2019) bajo la siguiente dirección: 
https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/cultura/10/plasticos-playas

Chicas muertas, de Selva Almada | Reseña

Pensad que esto ha sucedido:
os encomiendo estas palabras.
Grabadlas en vuestros corazones
al estar en casa, al ir por la calle,
al acostaros, al levantaros;
repetídselas a vuestros hijos.
Si esto es un hombre
(Primo Levi, Trilogía de Auschwitz, 2017:29)

Vivo en un cuarto piso y estoy sola, mi marido está de viaje. Por primera vez en muchos años he puesto seguro en cada una de las puertas de mi casa. Un viento inusual, que viaja a más de veinte kilómetros por hora, se pelea con las hojas de zinc que recubren mi techo. Ese sonido, como de trueno, hace que me sobrecoja. A veces, Guayaquil hace que me duela el cuerpo. La escena que estoy viviendo es la misma que vive Andrea, mi tocaya, una de las protagonistas del libro que leo. Ella no despertó del sueño, ¿lo haré yo?

Chicas muertas, de Selva Almada, es un relato profundo y sin concesiones que oscila entre la crónica policial y el thriller, pero va más allá de eso. La narración parte de tres casos reales, «tres muertes impunes ocurridas cuando todavía, en nuestro país, desconocíamos el término femicidio». Almada, implicándose desde el primer momento en el relato, se remonta a sus recuerdos en la década de los ochenta, para contarnos las historias de Andrea Danne, quien fue hallada muerta en su cama, apuñalada; María Luisa Quevedo, cuyo cadáver, con el rostro picoteado por los pájaros, se encontró abandonado en un terreno baldío; y, Sarita Mundín, desaparecida —probablemente— debido al tráfico de mujeres.

Almada recuerda cuando escuchó en la radio la noticia de la muerte de Andrea. Entonces «no sabía que a una mujer podían matarla por el solo hecho de ser mujer» o que «la casa […] no era el lugar más seguro del mundo. Adentro de tu casa podían matarte. El horror podía vivir bajo el mismo techo que vos». A la noticia le sobrevino el silencio, el suyo y el de su padre. ¿Qué se puede decir frente al horror? O se calla o se escribe muchos años más tarde, como Primo Levi o Selva Almada.

Almada hace uso de múltiples voces narrativas, en primera y tercera persona especialmente, y varía entre el discurso directo y el indirecto libre. Incluso las chicas muertas pueden hablarnos. La autora, con eso, nos propone habitar una zona de indiferenciación entre nosotras y el afuera. Lo mismo hace uso de los recursos investigativos más pedestres como de lo esotérico —encarnado en la «Señora», una médium por medio de quien las occisas se expresan—, para proponernos: «Lo que tenemos que conseguir es reconstruir cómo el mundo las miraba a ellas. Si logramos saber cómo eran miradas, vamos a saber cuál era la mirada que ellas tenían sobre el mundo».

Noticias como las que son materia del libro llenan a cada día las páginas de los diarios en casi todos los países de Latinoamérica y usualmente la impunidad es también el pan de cada día, da lo mismo si los crímenes suceden en las grandes ciudades o, como en este caso, en las afueras. Algo que aprendemos con esta narración es que la muerte también tiene periferias y en sus márgenes también están los pobres y, lastimosamente, las chicas muertas.

Referencias bibliográficas:

Almada, Selva. Chicas muertas. Buenos Aires: Literatura Random House, 2014. E-book.
Levi, Primo. Trilogía de Auschwitz. Colombia: Editorial Planeta, 2017, 2.ª edición.

Las lenguas en Ecuador, entre la vitalidad y la vulnerabilidad

La semana pasada, el 21 de febrero, se conmemoró el Día Internacional de la Lengua Materna. La Unesco instauró este recordatorio hace 17 años, en memoria de 2 estudiantes universitarios asesinados a manos de la Policía durante la marcha del Movimiento por la Lengua en Bangladesh (antes llamado Pakistán Oriental), en 1952.

El Movimiento por la Lengua Bengalí surgió por la búsqueda del reconocimiento de este idioma como lengua oficial de Pakistán. Este acto de intolerancia hacia una lengua distinta de la dominante (el urdu) fue tomado como punto de partida para un homenaje que pretende promover la diversidad lingüística y cultural.

“En un sistema que no permite la existencia de otros modos de vida, el ejercicio de las lenguas no hegemónicas se convierte, de un acto de dignidad y autonomía, en un acto político revolucionario”, dice Sol Aréchiga Mantilla, traductora y lingüista mexicana.

Mapamundi caleidoscopio

Lenguas en el mundo

De acuerdo con la vigésima edición de Ethnologue: Languages of the World del Instituto Lingüístico de Verano, actualmente se estima que alrededor del mundo se hablan 7.000 idiomas (a 2016 la publicación listaba 7.099). La mayor riqueza lingüística se concentra en Asia, con el 32 % de las lenguas del mundo; le sigue África con el 30 %; América, 19 %; Oceanía, 15 % y, finalmente, Europa que con 3 % es el continente con menos diversidad. Papúa Nueva Guinea, en Oceanía —con aproximadamente 3,9 millones de habitantes— cuenta con la mayor cantidad de idiomas diferentes: 830.

Se considera que para que una lengua pueda sobrevivir al paso del tiempo necesita una base de, al menos, 100.000 hablantes. En la actualidad solo 600 lenguas cumplen este requisito. De ellas, entre 150 y 200 tienen cerca de un millón de hablantes. De acuerdo con el portal Infobae los idiomas con el mayor número de hablantes nativos son el chino mandarín, lengua materna de más de 1.000 millones de personas; el indostánico, también conocido como hindustaní —que más que un idioma unificado es un conjunto de dialectos que se hablan en la India y parte de Asia (incluye al hindi y el urdu, idiomas oficiales de la India y Pakistán, respectivamente)—, con 570 millones de personas nativas; en tercer lugar se encuentra el español con 330 millones de hablantes nativos; sigue el inglés con 328 millones, y el árabe, lengua materna de 232 millones de personas.

Las lenguas como forma de comprender el entorno

En el país se encuentran 13 nacionalidades y 10 pueblos indígenas. Cada uno de ellos mantiene su lengua y cultura propias. Desde 2008, la Constitución reconoce al español como idioma oficial, al kichwa y al shuar como lenguas de comunicación intercultural y al resto de las lenguas de las nacionalidades indígenas como de uso oficial en cada una de sus jurisdicciones. La normativa promueve su uso y respeto.

Según Marleen Haboud, directora del proyecto Oralidad Modernidad de la PUCE, Ecuador es un país multiétnico, multilingüe y multicultural en el que existen al menos 10 lenguas indígenas aún vitales; es decir que cuentan con un número representativo de hablantes que las usan en diferentes espacios sociocomunicativos, pero todas enfrentan algún nivel de vulnerabilidad.

En la Costa se encuentran el tsa’fiki (de la nacionalidad Tsáchila), el cha’palaa (Chachi) y el awapit (Awá) de la familia lingüística Barbacoa; también está el sia pedee, de los Épera o Embera, pero es una lengua en riesgo. En la región andina predomina el uso del kichwa o runa shimi, de la familia macro-Quechua, que presenta variaciones dependiendo del pueblo en que se habla.

En la región amazónica se asientan lenguas de las familias lingüísticas más importantes de América del Sur; así, entre los idiomas de la familia Jivaroana están el shuar chicham, el achuar chicham y el shiwiar chicham, de las nacionalidades Achuar Shuar y Shiwiar, respectivamente. Las 2 primeras son vitales, mientras que el shiwiar tiene menor número de hablantes. Además, están representadas las familias Tucano occidental con el paikoka/baikoka de los Siona-Secoya; la familia Zaparoana con las lenguas zápara y andoa, esta última extinta. Las lenguas a’ingae (nacionalidad A’i Cofán) y waotededo (Waorani) no tienen filiación lingüística reconocida.

Mapa de lenguas indígenas del Ecuador

“La lengua es, sobre todo, una forma de ver y comprender el mundo”, dice Oswaldo Encalada Vásquez, filólogo y docente. Es a través del dominio de la lengua materna que se adquieren las habilidades básicas de lectura, escritura y aritmética, pero además, las  minoritarias e indígenas transmiten culturas, valores y conocimientos tradicionales únicos y desempeñan un papel importante en la promoción de los futuros sostenibles. Por ello es que se busca su inclusión en entornos digitales y el mundo de internet.

La preservación de la lengua materna es esencial para garantizar que todas las poblaciones logren un acceso real a una educación de calidad. Distintos organismos internacionales buscan concienciar a la población sobre la eliminación de las diferencias lingüísticas que solo generan límites para las poblaciones minoritarias.

Jhony Calazacón, tsáchila, dice: “Miranun fi’ki piyapulenan junte jera inojoe miranun, juntechi kiran tsajoe yape in miranunka panshi tu’chun” (La desaparición de una lengua implica una pérdida importantísima e irrecuperable de conocimientos. Cada lengua es un inventario del mundo). “Nukanchik shimi chinkarikpika ñukanchikpish chinkarishunmi”, dice Rosa Guamán, kichwa del Cañar; es decir: “si desaparece la lengua, desaparecemos también nosotros”.

Datos

  • Los 10 idiomas más hablados en el mundo son: el chino mandarín, el indostánico, el español, el inglés, el árabe, el portugués, el bengalí, el ruso, el japonés y el panyabí.
  • En el internet los idiomas más utilizados son el inglés, el chino, el español, el árabe, el portugués, el japonés, el ruso, el alemán, el francés y el malayo.
  • Hay 3 lenguas en el mundo registradas con un solo hablante: el taushiro, de la etnia Pinchi del Perú; el kaixana, del pueblo homónimo del Brasil y el tanema, de la isla Vanikoro en islas Salomón.
  • Para que una lengua se considere vital no solo es necesario que cuente con un gran número de hablantes, sino que esta se utilice en el mayor número de espacios sociocomunicativos.
  • En Ecuador la lengua con más vitalidad es el kichwa que tiene presencia en las 4 regiones.
  • En el mundo se hablan 7.099 idiomas.
  • En el país, el tetete y el andoa están extintos.

Este texto fue publicado originalmente en Diario El Telégrafo. Agradezco los insumos y comentarios de amigas y lingüistas como Sol Aréchiga Mantilla y Ellen Rose Campbell. 

Una aproximación a “La invención de Morel”

Este texto fue originalmente publicado en la Revista Máquina combinatoria / Ensayo, vol. 1, n.º 6. Propone una aproximación a La invención de Morel desde el punto de vista filosófico. Un cruce ente Nietzsche y Bioy Casares dese el «eterno retorno».

Portada de la primera edición,
de Norah Borges

Publicada en 1940 por el escritor argentino Adolfo Bioy Casares, pertenece al género de la ciencia-ficción y combina una serie de elementos de lo fantástico, la novela psicológica, de aventuras y policiaca. Jorge Luis Borges, quien prologara la obra, dice que no exagera al calificarla de perfecta.

El texto se estructura en cuarenta y tres apartados y está redactado a la manera de entradas en un diario (una suerte de prótesis de la memoria, en términos borgianos). Hay una narración en primera persona interpolada con discursos directos e indirectos libres. El lenguaje es erudito y recurre al uso de citas en otros idiomas, el francés principalmente; usa referencias a autores como Thomas Malthus o Cicerón, juega también con referencias a pie de página que funcionan como microficciones o incluso como dispositivos metanarrativos. Cabe anotar que la narración sucede in medias res.

El argumento de la obra es el siguiente:

Un escritor venezolano fugitivo[1], sentenciado injustamente –según él– a cadena perpetua, se refugia en una isla desierta de la que tiene conocimiento gracias a Dalmacio Ombrellieri, comerciante de alfombras. En esta isla, ubicada probablemente en el Pacífico sur, escribe un diario en el que relata los sucesos que ocurren en la novela. De la isla sabemos que en ella «no se vive»[2]; que incluso los piratas la evitan, pues además de su naturaleza inhóspita, pesa sobre ella una enfermedad misteriosa «que mata de afuera para adentro»[3]. En la isla hay tres construcciones: un museo –que sirve como habitáculo y en cuyo sótano hay una planta de energía–, una iglesia y una piscina.

Cierto día, el fugitivo descubre la presencia de un grupo de turistas y decide replegarse hacia la zona de los pantanos por temor a ser entregado a las autoridades. Entre los turistas hay una mujer que contempla los atardeceres cerca de las rocas. Aparece primero su imagen y luego el nombre: Faustine, de quien se obsesiona. Por un tiempo la acecha y luego decide acercársele, pero ella lo ignora. Junto con Faustine aparece un hombre de barba, vestido de tenista, Morel, quien tampoco parece advertir la presencia del fugitivo. El protagonista se inquieta y busca conocer quiénes son esas personas que aparecen en el museo cuando sube la marea y viven allí una semana, para desaparecer después con la bajada de las aguas. El protagonista intuye que la isla alberga un secreto y se impone la tarea de desvelarlo. Una tarde, durante una puesta de sol observa una anomalía: hay dos soles que se ponen y dos las lunas que aparecen. Otra tarde advierte que Faustine y Morel repiten una misma escena; luego cae en cuenta de otro elemento que le causa inquietud: cada tanto, un fonógrafo repite Valencia y Té para dos.

Intrigado por la ausencia de los turistas se decide a investigar y halla, para su sorpresa, que no hay evidencia de que allí, en el museo, hubiesen estado otras personas. Cree por un momento que su alimentación a base de raíces le ha producido alucinaciones, pero esa misma noche las personas reaparecen de la nada y empieza, por medio de las conversaciones, a informarse de lo que sucede.

«Había resuelto no decirles nada –dice Morel en una reunión a la que ha convocado–. Pero, como son amigos, tienen derecho a saber […] Mi abuso consiste en haberlos fotografiado sin autorización. Es claro que no es una fotografía como todas; es mi último invento. Nosotros viviremos en esa fotografía, siempre. Imagínense un escenario en que se representa completamente nuestra vida en estos siete días. Nosotros representamos. Todos nuestros actos han quedado grabados»[4].

He aquí la invención de Morel: se trata de una máquina que reproduce, como en un loop ad infinitum, las imágenes que ha capturado como si fuesen reales, tanto que el mismo fugitivo no ha podido distinguir las verdaderas de las falsas.

Morel informa a sus compañeros sobre los detalles de la creación. Sobre esto, el prófugo se pregunta sobre los efectos del invento. Baja al sótano donde está la usina y halla la máquina a la que él mismo se expone por equivocación, es ahí cuando descubre que la enfermedad que pesa sobre la isla ahora pesa sobre él.

***

«Hoy, en esta isla, ha ocurrido un milagro»

La primera oración de esta novela nos da una de las claves para abordarla: «Hoy, en esta isla, ha ocurrido un milagro»[5]. De esta frase podemos colegir tres elementos: el hoy nos habla del tiempo; la isla nos sitúa en el espacio; y, finalmente, el milagro nos introduce en la dimensión metafísica. No podemos entender nada fuera del tiempo y del espacio. Sobre el tiempo, hay varias nociones que se manifiestan en la obra:

La idea de transcurso es distinta mientras el fugitivo se encuentra solo. El tiempo que ha transcurrido en la isla, o desde que empieza a llevar un registro de su llegada, no se puede determinar con facilidad; no es sino hasta cuando descubre al grupo de turistas que la idea de la duración puede advertirse, algo que luego se confirma en tanto repetición –inicialmente del encuentro entre Faustine y Morel, cuando hay una especie de déjà-vuy que luego se confirma con la repetición de Valencia y Té para dos–.

La repetición –ligada al eterno retorno–, se convierte entonces en el eje articulador de la trama: la invención de Morel consiste en repetir una serie de acontecimientos registrados fotográficamente en el transcurso de una semana, el mecanismo se activa dependiendo de la fluctuación de las mareas. Morel ha diseñado su máquina a fin de eternizar su existencia [«Nótese que, por esta vez, no cabe exageración en la palabra eternizar»[6], dirá el este personaje barbudo en una conversación con sus compañeros], pero, sobre todo, la de Faustine, lo que se podría interpretar como la fórmula amor fati de Nietzsche, es decir, querer el círculo del eterno retorno: «lo que quieras, quiérelo de manera tal que también quieras el eterno retorno»[7]. Esta sentencia se convierte en un dispositivo ético: un campo de fuerzas. Tanto el fugitivo como Morel condensan en Faustine un sentimiento tan intenso que los impulsa a vivir y, en el caso del Morel, a revivir.

Ahora bien, por oposición, ligada a la idea de la eternidad aparece la noción del instante, así: «La eternidad rotativa puede parecer atroz al espectador; es satisfactoria para sus individuos»[8] –refiere Morel a sus compañeros–, pero enseguida los introduce en una reflexión sobre el instante: «Acostumbrado a ver una vida que se repite, encuentro la mía irreparablemente casual […] yo no tengo próxima vez, cada momento es único, distinto […] Es cierto que para las imágenes tampoco hay próxima vez (todas son iguales a la primera)»[9].

Para explicar una inconsistencia en el planteamiento del autor hay que retroceder un poco en la novela: la primera vez que el fugitivo advierte la repetición de acontecimientos sucedidos ochos días atrás, piensa: «el atroz eterno retorno»[10]. Analizando estas dos citas, la una que habla del instante único y la otra que habla sobre ese atroz eterno retorno, vemos que Bioy Casares ha incurrido en un error, puesto que considera eterno retorno, a la vuelta de lo mismo –la imagen que se repite– cuando en realidad debiera hacerlo en términos del retorno de lo distinto –justamente en la especificidad del instante–. Respecto de este mismo tema se encuentra otra cita: «—Ya nunca podría creerle. Nunca. / —La influencia del porvenir sobre el pasado —dijo Morel— con entusiasmo y voz muy baja»[11]. Queda manifiesta la noción de simultaneidad en la que coexisten pasado, presente y futuro; el instante es flujo, multiplicidad, contiene en sí la diferencia.

Pasaremos por alto el segundo elemento que se desprende de la primera línea del texto, el espacio, para introducirnos en la dimensión metafísica que se manifiesta en varios elementos; el primero de ellos ligado directamente con el idealismo platónico.

Sobre Platón vamos a encontrar una referencia directa a partir de la siguiente cita: «Tengo un dato, que puede servir a los lectores de este informe para conocer la fecha de la segunda aparición de los intrusos: las dos lunas y los soles se vieron al día siguiente»[12]. Con este párrafo se introduce una referencia a Cicerón, quien habría hablado de esta visión de los dos soles. La alusión a Cicerón –en un ejercicio de metatextualidad– nos conduce a un supuesto error de traducción detectado por el editor que explica que se ha omitido la palabra más importante: «geminato (de geminatus, geminado, duplicado, repetido, reiterado)»[13]. Esta es la clave para introducirse en dos aristas de lo mismo: el tema del doble –que nos remite al mundo de las ideas (lo verdadero) y a unas ‘copias’, que es son el mundo al que podemos acceder–; y la inmortalidad que nos pone frente a la dicotomía alma-cuerpo y a ser y devenir.

El artefacto de Morel, en cuanto reproduce copias, trae a colación el tema de la consciencia/alma en oposición al cuerpo. El inventor menciona que, tras varios experimentos, ha dado con reproducciones de personas tan vívidas que nadie podría distinguirlas de las personas vivas. Así:

Si acordamos la consciencia, y todo lo que nos distingue de los objetos, a las personas que nos rodean, no podremos negárselos a las creadas por mis aparatos, con ningún argumento válido y exclusivo.

Congregados los sentidos, surge el alma.

[…] Y ustedes mismos, cuántas veces habrán interrogado el destino de los hombres, habrán movido las viejas preguntas: ¿Adónde vamos? ¿En dónde yacemos, como en un disco músicas inaudibles hasta que Dios nos manda nacer? ¿No perciben un paralelismo entre los destinos de los hombres y de las imágenes?

La hipótesis de que las imágenes tengan alma parece confirmada por los efectos de mi máquina sobre las personas, los animales y los vegetales emisores[14].

Sin embargo, las imágenes no viven; de hecho, se plantea: «La vida será, pues, un depósito de la muerte»[15], la imagen «conocerá todo lo que ha sentido o pensado, o las combinaciones ulteriores de lo que ha sentido o pensado»[16]. Ahora, si la imagen tuviera consciencia, habría una posibilidad del eterno retorno. Estela Beatriz Barrenechea[17] presenta una lectura de Nietzsche que nos permite una aproximación: el «Dios ha muerto» nos abre la posibilidad de la eternidad. Sin un Dios que dé cuenta de la identidad del yo –dice Barrenechea– no hay garantía, ni fundamentos, ni sujeto estático de conocimiento, yo no soy el mismo yo de un momento a otro.

En el eterno devenir que plantea la máquina de Morel, en la reproducción de la imagen, es cuando el yo, en un instante fugaz, vive la experiencia del eterno retorno. Entonces, «dejo de ser yo mismo (hic et nunc) y soy susceptible de devenir innumerables otros, hasta que caigo nuevamente en el olvido». Esta experiencia del yo se conecta con la memoria, con esa suspensión que parecen sufrir las imágenes que repiten incesantemente una misma semana. «Si mi conciencia actual es el olvido que oculta el eterno devenir y absorbe todas las identidades en el yo, la memoria por el contrario se da en el instante de mi renuncia a mi yo actual», es ahí, entonces, «en el olvido del eterno retorno donde reside su verdad»

Bibliografía

Arranz, David Felipe. «Para entender ‘La invención de Morel’ (en el centenario de Bioy Casares)». Huffington Post (31/07/2014): https://www.huffingtonpost.es/david-felipe-arranz/para-entender-la-invencion_b_5377720.html.

Barrenechea, Estela Beatriz. «Niestzsche en la filosofía actual. El Eterno Retorno como acontecimiento del pensar». ImagoAgenda.com (s/f): http://www.imagoagenda.com/articulo.asp?idarticulo=950.

Bioy Casares, Adolfo. La invención de Morel. Alianza editorial: Madrid, 2012, 3.ª edición.

Borges, Jorge Luis. «Prólogo a ‘La invención de Morel’». Blog Letras hispánicas.http://barricadaletrahispanic.blogspot.com/2011/07/la-invencion-de-morel-de-bioy-casares.html.

Deleuze, Gilles. «Segundo aspecto del eterno retorno: como pensamiento ético y selectivo». Nietzsche y la filosofía. Traducción de Carmen Artal. Barcelona: Editorial Anagrama, 6.ª edición. Versión pdf.

Notas

[1] Narrador en primera persona cuyo nombre no se da a conocer.

[2] Adolfo Bioy Casares, La invención de Morel (Alianza editorial: Madrid, 2012), 10.

[3] Bioy Casares, La invención de Morel…, 10.

[4] Bioy Casares, La invención de Morel…, 76.

[5] Bioy Casares, La invención de Morel…, 9.

[6] Bioy Casares, La invención de Morel…, 79.

[7] Gilles Deleuze, «Segundo aspecto del eterno retorno: como pensamiento ético y selectivo», Nietzsche y la filosofía, traducción de Carmen Artal (Barcelona: Editorial Anagrama, 6.ª edición), 39, versión pdf.

[8] Bioy Casares, La invención de Morel…, 100.

[9]  Bioy Casares, La invención de Morel…, 100.

[10] Bioy Casares, La invención de Morel…, 46.

[11] Bioy Casares, La invención de Morel…, 45.

[12] Bioy Casares, La invención de Morel…, 59.

[13] Bioy Casares, La invención de Morel…, 60.

[14] Bioy Casares, La invención de Morel…, 83-84.

[15] Bioy Casares, La invención de Morel…, 96.

[16]  Bioy Casares, La invención de Morel…, 96.

[17] Estela Beatriz Barrenechea, «Niestzsche en la filosofía actual. El Eterno Retorno como acontecimiento del pensar», ImagoAgenda.com (s/f): http://www.imagoagenda.com/articulo.asp?idarticulo=950.

Señoras y señores: de la consciencia lingüística a militar la palabra

En los últimos años hemos presenciado infinidad de debates (aunque aún no los suficientes) respecto al uso del lenguaje inclusivo frente al masculino genérico. Las posturas han sido diversas y se han centrado, desde el lado de los especialistas en cuestiones de la lengua, filólogos y académicos en su mayoría, en una defensa de la norma. El lenguaje no es sexista —se dice—, sino su uso. Se nos recuerda no confundir invisibilidad femenina con el predominio del masculino en el género gramatical. También hay una facción que nos dice cada tanto que verdaderamente inclusivo es aprender lenguaje de señas y no eso de protestar por si se puede o no flexionar en femenino determinadas profesiones.

Frente al uso del masculino genérico tengo dos posturas: por un lado, como correctora de textos tiendo a defender la norma y a buscar claridad, concisión y economía del lenguaje; en consecuencia, el exceso de desdoblamientos me parece un horror porque oscurece el texto y complica las concordancias, las equis y las arrobas que reemplazan los marcadores de género son impronunciables y funcionan solo en el papel, el ‘todes’ me recuerda al juego de «le mer estebe serene…», entonces no lo puedo utilizar con seriedad. Mi otra postura, sin embargo, es más radical que la defensa de la norma: considero que la lengua es un sistema dinámico y, por lo tanto, es susceptible de ser modificado, lo que incluye la incorporación de neologismos y la variación debido a interferencias lingüísticas por contacto. Creo, además, que hay elementos extralingüísticos que determinan nuestro uso de la lengua, y, sobre todo, creo que la lengua le pertenece a la comunidad de hablantes y no a las academias, aunque esto ya se ha dicho. La realidad sobrepasa las prescripciones normativistas.

En agosto de 2017, María del Pilar Cobo, lexicógrafa y correctora de textos, nos invitaba a pensar en glotopolítica: aquella dimensión que, de acuerdo con los ‘inventores’ del término (Marcellesi y Guespin, 1986), «es necesaria para englobar todos los hechos del lenguaje donde la acción de la sociedad reviste la forma de lo político». Si bien este concepto nos puede servir para hablar particularmente de lengua y territorio, minorías lingüísticas y hegemonía, también es útil para pensar nuestro uso de la lengua con respecto a la mujer.


Flexionemos en femenino si eso ayuda a visibilizar a las mujeres en la historia, usemos el ‘todes’ si con eso desplazamos en algo el reduccionista binarismo de género —gramatical y también biológico—, resemanticemos términos, eliminemos usos y prácticas machistas de nuestro vocabulario, divirtámonos un poco pensando en los sentidos que le damos a lo que escribimos. Escuchemos a Rita Segato y seamos un poquito más desobedientes.


En uno de sus artículos, mi muy admirado Alex Grijelmo nos decía: «La lengua no es la realidad, sino una representación de la realidad». Por el contrario, creo que debemos recordar que el lenguaje no solo representa, sino que también genera mundo, así que, conscientes de la dimensión política de la lengua, militemos también con la palabra hasta cambiar el mundo. Nombrarnos da cuenta de nuestra existencia.

A propósito de su texto La RAE trata de redimirse al fragor de la lucha feminista, Isabel Hungría, de diario El Telégrafo, me invitó a publicar una columna de opinión sobre lenguaje inclusivo. Comparto con ustedes mi texto publicado originalmente como Militar la palabra (19/05/2019). La imagen que acompaña este texto pertenece a El Telégrafo.

Resplandor, de Igor Icaza | Reseña

En enero de 2018 tuve el enorme placer de presentar, junto con Francisco Santana, el libro Resplandor del querido Igor Icaza, uno de los íconos del rock en Ecuador. Acabo de rescatar el texto que escribí para aquella noche:

dsc_0007

Este libro-objeto —que es a la vez testimonio y concreción física de un recorrido vivencial y musical— recopila cuarenta y ocho letras de canciones publicadas en el transcurso de los veintiocho años que, hasta el momento, abarca la carrera musical de Igor. Leer estas letras es acompañar un recorrido por los afectos, los desencuentros, las disidencias, los repensares y las fragmentaciones por y desde la música. Es aproximarse, desde otro soporte, a la experiencia sonora de bandas como Obertura, Ente, Sal y Mileto, Funda Mental y al mismo Igor Icaza, en solitario, que nos presenta además de esta compilación, once textos inéditos.

«Somos la memoria», nos dice Igor antes de empezar el recorrido, y nos recuerda algo que a menudo olvidamos: hay que respetar la forma en que organizamos nuestra mente en determinadas épocas; el devenir se encarga de mostrarnos las otras perspectivas y nos presenta, frente a ese yo —yo soy muchedumbre, diría Igor— que se transforma incesantemente, como una imagen pasada por un caleidoscopio.

A estas letras acompañan breves ensayos de autores como Cristina Burneo, María Auxiliadora Balladares, Hernán Guerrero, Javier Calvopiña, Edgar Castellanos, entre otros. El texto de Javier, Hemiplejía y trascendencia, sobre Ente, nos descubre el universo filosófico que yace en el nombre de la agrupación: «Ente sugiere una existencia que no es necesariamente material» y, a partir de esta inmaterialidad, la música, el rock vívido se propone como renuncia y como crítica.

Las letras, como será una constante a lo largo de la compilación, no solo enuncian sino que también denuncian. Nos exponen como seres enajenados, pero con un atisbo de luz, como seres que buscan. Letras como las de ‘El descenso’, ‘Expiación’ o ‘Ábside’, nos remiten a la experiencia poética, aquella que pasa desde el descenso de Dante al inframundo, hasta la Anábasis de Sait-John Perse que es, a fin de cuentas, una indagación en la médula de la naturaleza humana. También nos encontramos con vivencias mucho más mundanas: con ‘San Kamilo’, las cornadas; con ‘Alcantarilla’ vienen los olores de ese Quito de noche y esos que somos en la oscuridad. En estas líricas hay una búsqueda permanente de imágenes con las que todos nos identificamos. También una multiplicidad de voces, tonos y sujetos interpelados.

Al final del libro hallaremos un ‘Anekdotarium’ escrito, pero también uno visual condensado en varias postales y, finalmente, un disco que recoge doce temas que son a la vez testimonio y legado de la música en Ecuador.

Las letras nos invitan a pensar en un sinnúmero de temas, aquí algunas sugerencias:

  • La luz al final del túnel en ‘Resplandor’ (Sal y Mileto).
  • La idea del eterno retorno en ‘Círculo’ (Funda Mental).
  • Juego de oxímoron en ‘En busca del switch’ (Igor Icaza, trabajo en solitario)
  • La influencia de Altazor, de Huidobro, y lo dialogal en ‘Tierra’.
  • El tono sosegado frente a la idea de la muerte en ‘Abrigué la idea’.
  • Los juegos ortográficos en la época de Sal y Mileto que nos hablan de la alteración de la ortografía como un campo de acción semántico.
20180126_160727
Con Andrés Villalba Becdach y Francisco Santana.

Mudanzas: cómo mudarme a Guayaquil me devolvió la voz

Aviadoras sin nombre en el Museo Municipal

La literatura y los viajes se parecen: son experiencias
de lo desconocido.
Cees Noteboom

Creo que las mejores cosas de mi vida han pasado viajando: conocer amigos, transitar espacios, enamorarme en el Perú de un hombre que catorce años después sigue preparando mochilas o cajas si decidimos cambiar de aires. Pasajera en trance, de Charly García, es uno de mis temas favoritos de toda la vida y tengo que admitir que quería ser esa mujer de la que habla la canción. Me vuelve loca el olor de una cafetería cerca de una tienda de perfumes, me huele a aeropuerto y esa sensación me hace feliz. Me encanta ese vacío en el estómago que se produce cuando el avión está despegando. Prefiero viajar ligera, con mochila, de preferencia. De niña me soñaba a menudo siendo viajera, no turista, y viviendo de lo que escribiera sobre esa experiencia.

Esta vez, si no hubiese tenido que mover toda la casa hubiera empacado a lo Chejov: un par de botas y unas cuantas libretas de notas, pero la cosa era un poco más compleja. ¡Qué cantidad de cosas puede la gente acumular en una casa! Recuerdos, principalmente. Este abril se cumple un año desde que mi familia humano-perruna y yo nos mudamos a Guayaquil. Fue una decisión adulta y bien pensada, además, con todas las circunstancias confluyendo a nuestro a favor para irnos. Tobi, mi marido, quería salir de Quito y su toxicidad y yo quería volver a la universidad para estudiar literatura —si era gratis, mejor—. Él viajó un mes antes que yo por requerimientos de su nuevo trabajo y para buscar un departamento, yo me quedé en Quito a cargo de la mudanza y haciendo trámites para ver si podía mantener mi trabajo desde allá. Esto segundo no funcionó.

La mudanza en sí misma implicó un rotundo movimiento emocional. Yo, que me pensaba poco materialista, encontré dificilísimo desprenderme de algunas cosas: esos pinceles no porque me los compré en un pulguero en Buenos Aires; tampoco esa figura que traje de México; eso no porque me lo dio mi mamá. Aun así, emocionada por el viaje, empaqué la mar de contenta por semanas, pero no fue sino hasta el jueves en la tarde, en vísperas de que el camión de la mudanza llegara, cuando un comprador se llevó el piano de la sala, que me di cuenta de que estaba dejando el refugio que me había construido a 3.078 m s. n. m. Mientras la puerta del parqueadero se cerraba, todo a mi alrededor se ponía como en fadeout y yo me eché a llorar. Por un momento no quise irme, me anulé. ¿Qué carajos estaba haciendo! En Quito tenía —como decía mi abuela— cama, dama y chocolate. En Guayaquil no tenía nada: ni amigos ni casa ni trabajo. ¿Futuro?

Venir a Guayaquil ha supuesto mucho más que el obvio desplazamiento físico, ha sido el inicio de un remezón emocional e intelectual. Francesco Careri postulaba en su libro Walkscapes el andar como práctica estética. El andar, dice, es un acto creativo y cognitivo capaz de transformar simbólica y físicamente tanto el espacio natural como el antrópico. El desplazamiento-tipo-mudanza, en consecuencia, es no solo un suceso existencial, sino también uno estético porque te permite pasar de un espacio topológico a otro y modificar ese espacio e incluso las poéticas de vida. Bajar al nivel del mar me ha permitido hacer un recorrido de la voz al cuerpo y del cuerpo a mí. Recuperarme.

Por muchos años me dediqué a corregir lo que otros escriben y a redactar textos esporádicamente. Por primera vez en un trabajo académico, medio crónica medio ensayo —una revisión sobre la curaduría de un museo que explora la ausencia de mujeres tanto en las representaciones como en la autoría—, me permití escribir un muy consciente «desde donde me enuncio» y anotar: «Asumo mi sesgo antrópico. Soy una mujer que escribe sobre mujeres que no aparecen, busco para no encontrarlas. Me pregunto lo mismo que Alice Rossi en 1965: ¿por qué tan pocas?». Sí, ya sé que enunciarse no debiera ser una novedad, pero mi antigua formación en sociología me había llenado la cabeza de una búsqueda —pretenciosa y falsa a más no poder— de una supuesta imparcialidad ligada indisolublemente a una escritura en tercera persona, un otro que no soy yo.

Habitar en el puerto me devolvió a mí. Acá soy esta: una deriva de páramo que contempla el río. Dialéctica. Heráclito no se dio cuenta de que no solo cambia el agua; cuando observo al Guayas, la que ha mudado, indefectiblemente, soy yo. Escribo, busco, me pienso en movimiento. Río y soy feliz. La mudanza es una expresión continua de mi existencia.

 

Este texto fue originalmente publicado en la revista digital La Zoila, el 19 de abril de 2018.