A los enmudecidos

Un poema de Georg Trakl. Muy oportuno…

Ah, la locura de la gran ciudad cuando al anochecer, 
junto a los negros muros, se levantan los árboles deformes 
y a través de la máscara de plata se asoma el genio del mal; 
la luz con látigos que atraen ahuyenta pétrea noche. 
Oh, el hundido repique de las campanas del crepúsculo. 

Ramera que entre escalofríos alumbra una criatura 
muerta. La ira de Dios con rabia azota la frente de los poseídos, 
epidemia purpúrea, hambre que rompe verdes ojos. 
Ah, la odiosa carcajada del oro. 

Pero una humanidad más silenciosa sangra en oscura cueva 
forjando con metales duros el rostro redentor.

Versión de Helmut Pfeiffer

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s