el espejo de las almas simples

“El 1 de junio en París, las llamas de una hoguera de la inquisición consumieron el cuerpo vivo de una mujer de la que poco se sabe…”

 Resulta que sin previo aviso me hallo en el escritorio de mi trabajo envidiable de librera llorando como una magdalena, o como una Andyt, que es lo mismo.  Todo me pasa por ponerme a espiar en la vida de gente que está del otro lado del mar, me había prometido dejar de preocuparme por cuestiones transatlánticas pero es imposible.  Toda esa gente está metida en la cabeza y en el corazón. 

Hoy en el almuerzo le confesaba a  mi amante el por qué de mis diarios, es el mismo motivo que funda la existencia de este blog del que nadie conoce y de la serie de autoretratos que tomo con mi cámara vieja y nunca revelo: Estoy dispuesta a dejar mi fase mitológica, a sacarme fotos y repartirlas, a subirme de nuevo a los tejados y cantar, a colgar cosas en telarañas y dejar que la gente me putee cuando se de cuenta de que el miedo a los espejos va más allá de un lugar común.

No importa pasarme horas frente a mi computador y patearle por incompresión mutua, no me importa caer en la vulgaridad de presentar mi vida vía sistema binario y con una plantilla prefabricada.  Y Tobi, lo siento, pero las frases largas y existenciales que confunden me encantan.

P.S: Mi querida Laura, también yo metí los pies en aquellas aguas, todo lo que dices es verdad. 

Un comentario en “el espejo de las almas simples

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s